domingo 31 de mayo de 2020


Seguinos en:


Rousseff y Neves ya debaten en el octavo y último cara a cara antes del ballottage

Rousseff y Neves ya debaten en el octavo y último cara a cara antes del ballottage

25 de octubre del año 2014

El duelo entre los candidatos busca definir a los indecisos. El 26,6% de los 142,8 millones de electores no participó en el primer turno o anuló su voto. Corrupción, economía y futuro, los principales temas

Es una noche clave para Dilma Rousseff y para Aécio Neves. Los candidatos a la presidencia tienen la última oportunidad de presentar sus propuestas o, en su defecto, de atacar a su rival.

El debate presidencial en Brasil comenzó con un bloque de preguntas cruzadas entre loa candidatos. Neves, comenzó por haber salido favorecido en el sorteo y aprovechó para golpear primero. Rápidamente la increpó por la investigación de la revista veja que asegura que la presidente sabía de los casos de corrupción y por lo tanto es cómplice. «La revista Veja no presentó una sola prueba, estoy indignada. Intentan dar un golpe electoral», se defendió la presidente.»El pueblo sabe que esa información está siendo manipulada. Y yo voy a ir a la justicia a defenderme», agregó.

Rápidamente el debate viró a la economía. Dilma aseguró que su próximo gobierno combatirá mucho mejor la inflación y Neves redobló la ironía y la acusó de no confiar en sus colaboradores. «Yo confío en mi futuro ministro de Economía, no como usted que ya le pidió la renuncia», disparó Neves en referencia a la salida del ministro de Hacienda Guido Mantega.

Neves a Rousseff: «Su gobierno descontroló la economía de Brasil»
La actual mandataria, atacó al contrincante con su falta de referencia a los planes sociales. Resaltó que pareciera que quieren quitar el programa «Mi casa Mi Vida» que proporcionó viviendas a millones de brasileñas. Neves no toleró la interpelación y contraatacó: «Denuncio el terrorismo que está haciendo su partido, quieren apropiarse de los planes sociales que pagan todos los brasileños».

La discusión alcanzó los temas educativos. Dima le reclamó que no hablara de las escuelas técnicas y Neves rebatió criticando toda la política educativa del PT en estos doce años. «No hacen nada para que la educación pública mejore», concluyó.

El debate consta de cuatro bloques. La primera y la tercera parte son libres: aquí cada candidato le hará tres preguntas al oponente. En el segundo y cuarto bloque, los candidatos responderán a ocho preguntas de los votantes indecisos, dos por bloque para cada candidato. Y al final del último bloque, cada uno tendrá un minuto y 30 segundos para sus comentarios finales.

El tono de las discusiones fue cambiando con el correr de los encuentros

Rousseff ha intentado generar el mayor rechazo posible a Neves, un economista de 54 años fiel producto de la élite política brasileña, economista, ex senador y ex gobernador, al cual el ex presidente Luiz Inacio Lula da Silva (2003-2010), padrino político de la mandataria, se refiere como un «hijito de papá».

Lula ha insinuado que Neves es agresivo con las mujeres y que condujo bajo el efecto de drogas y alcohol, y le acusó de nepotismo y de gobernar mal el estado de Minas Gerais (sureste).

Neves dice que contraataca en defensa propia. Ha tachado a la ex guerrillera de 66 años de «mentirosa», «connivente» con millonarios desvíos de dinero en la estatal Petrobras, blanco de denuncias de sobreprecios en contratos para financiar al PT y sobornar a legisladores aliados, o de «incompetente» para manejar el país. Asegura que la inflación está descontrolada y que se disparará si Rousseff es reelecta.

El duelo entre los candidatos busca definir a los indecisos. El 26,6% de los 142,8 millones de electores no participó en el primer turno o anuló su voto. Corrupción, economía y futuro, los principales temas

Es una noche clave para Dilma Rousseff y para Aécio Neves. Los candidatos a la presidencia tienen la última oportunidad de presentar sus propuestas o, en su defecto, de atacar a su rival.

El debate presidencial en Brasil comenzó con un bloque de preguntas cruzadas entre loa candidatos. Neves, comenzó por haber salido favorecido en el sorteo y aprovechó para golpear primero. Rápidamente la increpó por la investigación de la revista veja que asegura que la presidente sabía de los casos de corrupción y por lo tanto es cómplice. «La revista Veja no presentó una sola prueba, estoy indignada. Intentan dar un golpe electoral», se defendió la presidente.»El pueblo sabe que esa información está siendo manipulada. Y yo voy a ir a la justicia a defenderme», agregó.

Rápidamente el debate viró a la economía. Dilma aseguró que su próximo gobierno combatirá mucho mejor la inflación y Neves redobló la ironía y la acusó de no confiar en sus colaboradores. «Yo confío en mi futuro ministro de Economía, no como usted que ya le pidió la renuncia», disparó Neves en referencia a la salida del ministro de Hacienda Guido Mantega.

Neves a Rousseff: «Su gobierno descontroló la economía de Brasil»
La actual mandataria, atacó al contrincante con su falta de referencia a los planes sociales. Resaltó que pareciera que quieren quitar el programa «Mi casa Mi Vida» que proporcionó viviendas a millones de brasileñas. Neves no toleró la interpelación y contraatacó: «Denuncio el terrorismo que está haciendo su partido, quieren apropiarse de los planes sociales que pagan todos los brasileños».

La discusión alcanzó los temas educativos. Dima le reclamó que no hablara de las escuelas técnicas y Neves rebatió criticando toda la política educativa del PT en estos doce años. «No hacen nada para que la educación pública mejore», concluyó.

El debate consta de cuatro bloques. La primera y la tercera parte son libres: aquí cada candidato le hará tres preguntas al oponente. En el segundo y cuarto bloque, los candidatos responderán a ocho preguntas de los votantes indecisos, dos por bloque para cada candidato. Y al final del último bloque, cada uno tendrá un minuto y 30 segundos para sus comentarios finales.

El tono de las discusiones fue cambiando con el correr de los encuentros

Rousseff ha intentado generar el mayor rechazo posible a Neves, un economista de 54 años fiel producto de la élite política brasileña, economista, ex senador y ex gobernador, al cual el ex presidente Luiz Inacio Lula da Silva (2003-2010), padrino político de la mandataria, se refiere como un «hijito de papá».

Lula ha insinuado que Neves es agresivo con las mujeres y que condujo bajo el efecto de drogas y alcohol, y le acusó de nepotismo y de gobernar mal el estado de Minas Gerais (sureste).

Neves dice que contraataca en defensa propia. Ha tachado a la ex guerrillera de 66 años de «mentirosa», «connivente» con millonarios desvíos de dinero en la estatal Petrobras, blanco de denuncias de sobreprecios en contratos para financiar al PT y sobornar a legisladores aliados, o de «incompetente» para manejar el país. Asegura que la inflación está descontrolada y que se disparará si Rousseff es reelecta.


Comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: