viernes 29 de mayo de 2020


Seguinos en:


Pichetto cruzó a Liliana Fellner, Jorge Capitanich y Julio De Vido

Pichetto cruzó a Liliana Fellner, Jorge Capitanich y Julio De Vido

6 de noviembre del año 2014

Pichetto apoyó a las 700 pymes argentinas y pidió no favorecer a Telefónica, poniendo un muro a los débiles argumentos que ofrecía en su parte de prensa la senadora Liliana Fellner, quien no demostró ningún remordimiento en el cambio ideológico.

Ayer en el debate que se ofreció en el senado de la nación para tratar el proyecto que se pretendía “Express” de la Ley de Comunicaciones -Argentina Digital- que ningún político del FPV , menos algún representante de Jujuy puso observación alguna sobre las lamentables contradicciones de su propio relato, exhibiendo un descarnado servilismo, fueron despabilados por los coherentes argumentos de Miguel Pichetto, que no dudó en defender a más de 700 pymes argentinas, cruzando esta manera duramente a Capitanich y De Vido, poniendo en jaque las argumentaciones vagas y poco felices de la senadora Liliana Fellner que preside la comisión de Sistemas, Medios de Comunicación y Libertad de Expresión.
La senadora partió rumbo a capital federal dejando en los medios de Jujuy, su posición incondicional en apoyo al proyecto enviado desde el ejecutivo, hecho apenas reflejado como contraproducente por escasos medios de la provincia, ya que además de poner en riesgo a mas de 2000 trabajadores directos empleados en empresas de cables y telefónicas de la provincia, apoya un expropiación directa de las redes que con tanto esfuerzo se instalaron en la argentina profunda, favoreciendo a una empresa española que como lo dijo el propio Pichetto, “en la Argentina no puso un mango”.
Es lamentable que en Jujuy, ni siquiera se cumpla hasta la fecha con las disposiciones de la ley de medios, provincia que tiene a la presidenta de la comisión  de Sistemas, Medios de Comunicación y Libertad de Expresión del senado de la nación.

Miguel Pichetto trajo racionalidad a la desesperación del FPV

LPO ||Miguel Pichetto volvió a diferenciarse de la Casa Rosada y reclamó modificar el proyecto de Ley de Telecomunicaciones de Cristina Kirchner envió al Congreso porque favorece a Telefónica, una de las principales críticas del Grupo Clarín.   El rionegrino sacudió la visita de Capitanich, De Vido y  Berner a la Comisión, que preside Liliana Fellner.

Con esta ley, Telefónica no sólo podrá quedarse con Telefé (si se cumpliera la Ley de Medios el titular de un servicio público no podría tener canales) si no también meterse en el negocio de la televisión por cable.

Es por eso que la crítica del jefe de bloque de senadores kirchneristas hacia Telefónica no es para nada inocente y hasta fue elogiado por integrantes de la oposición como Fernando “Pino” Solanas, en su momento pieza clave para que Cristina accediera a prohibir que las telefónicas provean televisión por cable, cuando se trató la Ley de Medios.

Pichetto reclamó incorporar “alguna cláusula con mirada antimonopólica” para evitar servirle en bandeja enormes ganancias a Telefónica, a la que acusó de no haber invertido “un peso” desde la privatización. “Lo que no invirtió Telefónica, lo invirtió el país, con más de 30 mil kilómetros de fibra óptica”, señaló.

Lo curioso es que antes de que Pichetto tomara la palabra, Gerardo Morales había cuestionado los grandes beneficios otorgados a Telefónica y tanto Capitanich como De Vido descartaron que los españoles resultaran favorecidos.

El principal argumento que usaron fue que, según la ley,  las empresas tendrán unidades de negocios diferentes y contabilidad separadas. Recordó a la defensa que Telefónica de España hizo para desentenderse de su filial argentina.

“No habrá prácticas competitivas o subsidios cruzados. Esto es importante porque ya no se puede hablar de triple play sino de servicios múltiples”, se excusó De Vido.

“Se pretende la formación de nuevos actores que garanticen la prestación de servicios. Pretendemos no solamente proteger a cooperativas y pymes, sino incentivar inversiones para garantizar la prestación del servicio en condiciones de competencia y de buena calidad”, sostuvo Capitanich.

El secretario de Comunicaciones, Norberto Berner, sostuvo que de lo 1350 operadores de telecomunicaciones sólo “cuatro o cinco llevan el servicio a las casas, porque al resto no le dan los costos”.

Destacó que se declare de interés público a las redes de telecomunicaciones. “Es insólito: el nuevo código civil quitó al agua como derecho humano”, se quejó Morales.

Los gestos de Pichetto

Aunque llame la atención las posturas tan claramente enfrentadas, no sorprende que Pichetto salga a diferenciarse de la Casa Rosada. De hecho, ha sido una constante en los últimos meses, donde el rionegrino mandó varios mensajes a Cristina.

El caso más recurrente es el de Amado Boudou. Pichetto no hace ningún esfuerzo para defenderlo de los pedidos de licencia que le hace la oposición y en julio quiso convencer a Cristina para que lo aparte de la presidencia del Senado con una supuesta falta de apoyo para votar la ley de inmunidad de reservas chinas.

El rionegrino trabaja para la candidatura presidencial de Daniel Scioli y en ese momento hubiera sido de gran ayuda que saque del camino a Boudou de cara a la campaña del año que viene. Pero todos sus intentos chocaron con Cristina y a Pichetto ahora sólo le queda negarle el apoyo cuando lo ataca la oposición.

La última movida del rionegrino fue demorar el ingreso del pliego de Alejandro Vanoli como presidente del Banco Central, que de aprobarse tendría mandato durante toda la próxima presidencia. En cambio, si sigue en comisión podrá ser desplazado de un plumazo por el próximo jefe de Estado, que evitará así compartir con los resabios del kirchnerismo.

Pichetto apoyó a las 700 pymes argentinas y pidió no favorecer a Telefónica, poniendo un muro a los débiles argumentos que ofrecía en su parte de prensa la senadora Liliana Fellner, quien no demostró ningún remordimiento en el cambio ideológico.

Ayer en el debate que se ofreció en el senado de la nación para tratar el proyecto que se pretendía “Express” de la Ley de Comunicaciones -Argentina Digital- que ningún político del FPV , menos algún representante de Jujuy puso observación alguna sobre las lamentables contradicciones de su propio relato, exhibiendo un descarnado servilismo, fueron despabilados por los coherentes argumentos de Miguel Pichetto, que no dudó en defender a más de 700 pymes argentinas, cruzando esta manera duramente a Capitanich y De Vido, poniendo en jaque las argumentaciones vagas y poco felices de la senadora Liliana Fellner que preside la comisión de Sistemas, Medios de Comunicación y Libertad de Expresión.
La senadora partió rumbo a capital federal dejando en los medios de Jujuy, su posición incondicional en apoyo al proyecto enviado desde el ejecutivo, hecho apenas reflejado como contraproducente por escasos medios de la provincia, ya que además de poner en riesgo a mas de 2000 trabajadores directos empleados en empresas de cables y telefónicas de la provincia, apoya un expropiación directa de las redes que con tanto esfuerzo se instalaron en la argentina profunda, favoreciendo a una empresa española que como lo dijo el propio Pichetto, “en la Argentina no puso un mango”.
Es lamentable que en Jujuy, ni siquiera se cumpla hasta la fecha con las disposiciones de la ley de medios, provincia que tiene a la presidenta de la comisión  de Sistemas, Medios de Comunicación y Libertad de Expresión del senado de la nación.

Miguel Pichetto trajo racionalidad a la desesperación del FPV

LPO ||Miguel Pichetto volvió a diferenciarse de la Casa Rosada y reclamó modificar el proyecto de Ley de Telecomunicaciones de Cristina Kirchner envió al Congreso porque favorece a Telefónica, una de las principales críticas del Grupo Clarín.   El rionegrino sacudió la visita de Capitanich, De Vido y  Berner a la Comisión, que preside Liliana Fellner.

Con esta ley, Telefónica no sólo podrá quedarse con Telefé (si se cumpliera la Ley de Medios el titular de un servicio público no podría tener canales) si no también meterse en el negocio de la televisión por cable.

Es por eso que la crítica del jefe de bloque de senadores kirchneristas hacia Telefónica no es para nada inocente y hasta fue elogiado por integrantes de la oposición como Fernando “Pino” Solanas, en su momento pieza clave para que Cristina accediera a prohibir que las telefónicas provean televisión por cable, cuando se trató la Ley de Medios.

Pichetto reclamó incorporar “alguna cláusula con mirada antimonopólica” para evitar servirle en bandeja enormes ganancias a Telefónica, a la que acusó de no haber invertido “un peso” desde la privatización. “Lo que no invirtió Telefónica, lo invirtió el país, con más de 30 mil kilómetros de fibra óptica”, señaló.

Lo curioso es que antes de que Pichetto tomara la palabra, Gerardo Morales había cuestionado los grandes beneficios otorgados a Telefónica y tanto Capitanich como De Vido descartaron que los españoles resultaran favorecidos.

El principal argumento que usaron fue que, según la ley,  las empresas tendrán unidades de negocios diferentes y contabilidad separadas. Recordó a la defensa que Telefónica de España hizo para desentenderse de su filial argentina.

“No habrá prácticas competitivas o subsidios cruzados. Esto es importante porque ya no se puede hablar de triple play sino de servicios múltiples”, se excusó De Vido.

“Se pretende la formación de nuevos actores que garanticen la prestación de servicios. Pretendemos no solamente proteger a cooperativas y pymes, sino incentivar inversiones para garantizar la prestación del servicio en condiciones de competencia y de buena calidad”, sostuvo Capitanich.

El secretario de Comunicaciones, Norberto Berner, sostuvo que de lo 1350 operadores de telecomunicaciones sólo “cuatro o cinco llevan el servicio a las casas, porque al resto no le dan los costos”.

Destacó que se declare de interés público a las redes de telecomunicaciones. “Es insólito: el nuevo código civil quitó al agua como derecho humano”, se quejó Morales.

Los gestos de Pichetto

Aunque llame la atención las posturas tan claramente enfrentadas, no sorprende que Pichetto salga a diferenciarse de la Casa Rosada. De hecho, ha sido una constante en los últimos meses, donde el rionegrino mandó varios mensajes a Cristina.

El caso más recurrente es el de Amado Boudou. Pichetto no hace ningún esfuerzo para defenderlo de los pedidos de licencia que le hace la oposición y en julio quiso convencer a Cristina para que lo aparte de la presidencia del Senado con una supuesta falta de apoyo para votar la ley de inmunidad de reservas chinas.

El rionegrino trabaja para la candidatura presidencial de Daniel Scioli y en ese momento hubiera sido de gran ayuda que saque del camino a Boudou de cara a la campaña del año que viene. Pero todos sus intentos chocaron con Cristina y a Pichetto ahora sólo le queda negarle el apoyo cuando lo ataca la oposición.

La última movida del rionegrino fue demorar el ingreso del pliego de Alejandro Vanoli como presidente del Banco Central, que de aprobarse tendría mandato durante toda la próxima presidencia. En cambio, si sigue en comisión podrá ser desplazado de un plumazo por el próximo jefe de Estado, que evitará así compartir con los resabios del kirchnerismo.


Comentarios

1 comentario