lunes 6 de julio de 2020



Hora:


CAMBIOS RADICALES

Efecto coronavirus: el antes y el después de lo «cotidiano»

Efecto coronavirus: el antes y el después de lo «cotidiano»

13 de mayo del año 2020

El COVID-19 impactó de lleno en la economía y esto llevó a la sociedad a cambiar hábitos de manera radical y que tal vez perdurarán en el tiempo, aún cuando todo esto pase.

Por Rocío Josefina Rojas.

Sin dudas esta época pandémica marca un antes y un después en prácticamente todos los aspectos que las personas consideraban «cotidianos» en sus vidas. Uno de los sectores más afectados es el comercial, que con la fuerte crisis económica y sanitaria, se ha visto obligado a realizar cambios radicales: atención al público, precios, servicios.

En Jujuy, hace 40 días que no se registran casos de COVID-19, lo que permitió al Gobierno flexibilizar el confinamiento de manera paulatina. Los servicios considerados esenciales como supermercados o farmacias estuvieron siempre a disposición del público, luego volvieron comercios en distintos rubros y los últimos en retomar la actividad fueron restaurantes y bares.

Un antes y un después

La atención al público cambió rotundamente y los comercios debieron adaptarse a medidas exigentes impuestas por el Comité Operativo de Emergencia para no cerrar sus puertas y poder hacerle frente a la fuerte crisis financiera. Muchos empresarios y emprendedores no pudieron continuar su labor ya que el pago de sueldos o de impuestos como luz y agua se hizo imposible de costear tras semanas sin ofrecer sus servicios.

Cambios

  • «Zona de desinfección» : el cliente antes de ingresar debe limpiar su calzado en un trapo con lavandina y hacer uso del alcohol en gel.
  • Uso del barbijo obligatorio.
  • No puede haber más de diez personas en el lugar y para entrar se debe realizar la fila respetando el distanciamiento social.
  • Se recomienda el uso del pago electrónico para evitar que los billetes vayan de «mano en mano».
  • Se debe respetar el esquema de circulación de salidas según la terminación del DNI par o impar.
  • Los locales redujeron su personal para evitar aglomeración de gente.
  • El horario de atención es de corrido, de 8 a 19 horas.

Controles exhaustivos

Debido a la fuerte demanda de productos esenciales, en alimentos o de higiene personal y de limpieza, las autoridades debieron implementar fuertes controles para corroborar que no se juegue con la necesidad del cliente y se respeten los precios estándar, como así también controlar la demanda y que dichos elementos estén a disposición de todos y en lugares a los que cualquiera pueda acceder.

Estos controles también se han implementado en locales de cobros de servicios, ya que muchas personas se quejaron del pago extra que debían realizar al abonar boletas de servicios como por ejemplo la del gas. La «comisión extra» o esos 15$ o 20$ que se cobran de recargo están prohibidos y se han llegado a clausurar locales y las multas superan los 3.000$.

Por otra parte, muchas personas optaron por realizar alcohol en gel y tapa bocas al estilo «casero» , ya que son productos de primera necesidad en época de coronavirus. Hay quienes simplemente lo realizan para el uso personal y también se puede observar personas que los venden en la vía pública o incluso los que optan por pegar «cartelitos» en sus domicilios o en el almacén del barrio. Ya no son productos exclusivos de las farmacias aunque se recomienda adquirirlos allí por un tema de seguridad y de desinfección.

Falta de abastecimiento, cierres definitivos, liquidaciones y delivery

Con los cierres de fronteras, que en Jujuy son aún más exigentes, muchos comerciantes se vieron afectados por no poder traer sus productos desde afuera, esto se ha visto muy claramente con la falta de la hoja de coca o de cigarrillos, que tanta repercusión generó en la provincia estos últimos días. A su vez, esto implica un riesgo de falsificación marcaria o de intentos de contrabando.

En uno de los peores casos, la crisis impactó de lleno y comerciantes debieron empezar a cerrar sus locales, los carteles de «liquidación por cierre» lamentablemente cada vez se ven más. Esto está relacionado con que las personas se dan menos gustos y solo realizan «gastos necesarios» lo que es sumamente entendible en estos tiempos. Sin ir más lejos, una muy conocida marca de indumentaria y accesorios deportivos ubicada en la calle Lavalle, cerrará sus puertas.

Emprendedores y grandes marcas apuestan por el delivery. Este servicio se implementó siempre , pero ahora que aún con la flexibilización muchas personas prefieren no salir de sus casas, es fácil acceder a cualquier tipo de productos: alimentos, medicamentos, accesorios, ropa, calzado, elementos de librería, etc.

Estos cambios generan contradicciones. Están quienes son optimistas y ven el vaso medio lleno, pronostican posibilidades de salir adelante con una economía más formalizada y más controlada siempre beneficiando al consumidor y evitando que se aprovechen de su necesidad . Por otro, están quienes generan preocupación, porque por más que aún allá personas que se acomoden a la formalidad, estarán los que se aprovechan para ganar espacios con métodos delictivos en medio del revoleo.

Esto se puede ejemplificar con lo que sucede en la industria tabacalera. Con las fábricas frenadas por el aislamiento, la distribución diezmada y la producción del tabaco en origen acomodándose aparecieron los «vivos de siempre» que sacan ventaja desde el delito con la falsificación de marcas y piratería.

Claro está que la preocupación va mucho más allá, como ya mencionamos, hay muchas personas que se quedaron sin empleo por no poder solventar gastos básicos. El gobierno busca llegar a esos sectores, los más afectados, con distintos subsidios y ayudas económicas como por ejemplo el Ingreso Familiar de Emergencia o el bono para pymes.

Sin dudas con todos los puntos que se marcó, queda claro que la salud es prioridad en estos tiempos, el COVID-19 marcó un antes y un después. Muchos aprendieron que cuidarnos es tarea de todos y aunque aún están quienes no toman conciencia, se darán cuenta que de esto se sale todos juntos.

El COVID-19 impactó de lleno en la economía y esto llevó a la sociedad a cambiar hábitos de manera radical y que tal vez perdurarán en el tiempo, aún cuando todo esto pase.

Por Rocío Josefina Rojas.

Sin dudas esta época pandémica marca un antes y un después en prácticamente todos los aspectos que las personas consideraban «cotidianos» en sus vidas. Uno de los sectores más afectados es el comercial, que con la fuerte crisis económica y sanitaria, se ha visto obligado a realizar cambios radicales: atención al público, precios, servicios.

En Jujuy, hace 40 días que no se registran casos de COVID-19, lo que permitió al Gobierno flexibilizar el confinamiento de manera paulatina. Los servicios considerados esenciales como supermercados o farmacias estuvieron siempre a disposición del público, luego volvieron comercios en distintos rubros y los últimos en retomar la actividad fueron restaurantes y bares.

Un antes y un después

La atención al público cambió rotundamente y los comercios debieron adaptarse a medidas exigentes impuestas por el Comité Operativo de Emergencia para no cerrar sus puertas y poder hacerle frente a la fuerte crisis financiera. Muchos empresarios y emprendedores no pudieron continuar su labor ya que el pago de sueldos o de impuestos como luz y agua se hizo imposible de costear tras semanas sin ofrecer sus servicios.

Cambios

  • «Zona de desinfección» : el cliente antes de ingresar debe limpiar su calzado en un trapo con lavandina y hacer uso del alcohol en gel.
  • Uso del barbijo obligatorio.
  • No puede haber más de diez personas en el lugar y para entrar se debe realizar la fila respetando el distanciamiento social.
  • Se recomienda el uso del pago electrónico para evitar que los billetes vayan de «mano en mano».
  • Se debe respetar el esquema de circulación de salidas según la terminación del DNI par o impar.
  • Los locales redujeron su personal para evitar aglomeración de gente.
  • El horario de atención es de corrido, de 8 a 19 horas.

Controles exhaustivos

Debido a la fuerte demanda de productos esenciales, en alimentos o de higiene personal y de limpieza, las autoridades debieron implementar fuertes controles para corroborar que no se juegue con la necesidad del cliente y se respeten los precios estándar, como así también controlar la demanda y que dichos elementos estén a disposición de todos y en lugares a los que cualquiera pueda acceder.

Estos controles también se han implementado en locales de cobros de servicios, ya que muchas personas se quejaron del pago extra que debían realizar al abonar boletas de servicios como por ejemplo la del gas. La «comisión extra» o esos 15$ o 20$ que se cobran de recargo están prohibidos y se han llegado a clausurar locales y las multas superan los 3.000$.

Por otra parte, muchas personas optaron por realizar alcohol en gel y tapa bocas al estilo «casero» , ya que son productos de primera necesidad en época de coronavirus. Hay quienes simplemente lo realizan para el uso personal y también se puede observar personas que los venden en la vía pública o incluso los que optan por pegar «cartelitos» en sus domicilios o en el almacén del barrio. Ya no son productos exclusivos de las farmacias aunque se recomienda adquirirlos allí por un tema de seguridad y de desinfección.

Falta de abastecimiento, cierres definitivos, liquidaciones y delivery

Con los cierres de fronteras, que en Jujuy son aún más exigentes, muchos comerciantes se vieron afectados por no poder traer sus productos desde afuera, esto se ha visto muy claramente con la falta de la hoja de coca o de cigarrillos, que tanta repercusión generó en la provincia estos últimos días. A su vez, esto implica un riesgo de falsificación marcaria o de intentos de contrabando.

En uno de los peores casos, la crisis impactó de lleno y comerciantes debieron empezar a cerrar sus locales, los carteles de «liquidación por cierre» lamentablemente cada vez se ven más. Esto está relacionado con que las personas se dan menos gustos y solo realizan «gastos necesarios» lo que es sumamente entendible en estos tiempos. Sin ir más lejos, una muy conocida marca de indumentaria y accesorios deportivos ubicada en la calle Lavalle, cerrará sus puertas.

Emprendedores y grandes marcas apuestan por el delivery. Este servicio se implementó siempre , pero ahora que aún con la flexibilización muchas personas prefieren no salir de sus casas, es fácil acceder a cualquier tipo de productos: alimentos, medicamentos, accesorios, ropa, calzado, elementos de librería, etc.

Estos cambios generan contradicciones. Están quienes son optimistas y ven el vaso medio lleno, pronostican posibilidades de salir adelante con una economía más formalizada y más controlada siempre beneficiando al consumidor y evitando que se aprovechen de su necesidad . Por otro, están quienes generan preocupación, porque por más que aún allá personas que se acomoden a la formalidad, estarán los que se aprovechan para ganar espacios con métodos delictivos en medio del revoleo.

Esto se puede ejemplificar con lo que sucede en la industria tabacalera. Con las fábricas frenadas por el aislamiento, la distribución diezmada y la producción del tabaco en origen acomodándose aparecieron los «vivos de siempre» que sacan ventaja desde el delito con la falsificación de marcas y piratería.

Claro está que la preocupación va mucho más allá, como ya mencionamos, hay muchas personas que se quedaron sin empleo por no poder solventar gastos básicos. El gobierno busca llegar a esos sectores, los más afectados, con distintos subsidios y ayudas económicas como por ejemplo el Ingreso Familiar de Emergencia o el bono para pymes.

Sin dudas con todos los puntos que se marcó, queda claro que la salud es prioridad en estos tiempos, el COVID-19 marcó un antes y un después. Muchos aprendieron que cuidarnos es tarea de todos y aunque aún están quienes no toman conciencia, se darán cuenta que de esto se sale todos juntos.


Comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: