lunes 6 de julio de 2020



Hora:


George Bush estaba «plenamente informado» sobre las torturas, según Dick Cheney

George Bush estaba «plenamente informado» sobre las torturas, según Dick Cheney

El ex vicepresidente afirmó que el mandatario republicano "sabía todo lo que necesitaba saber" sobre el programa de interrogatorios a los presos por terrorismo, al cual él mismo defendió; criticó duramente el informe del Congreso

14 de diciembre del año 2014

WASHINGTON.- El ex presidente Estados Unidos, George W. Bush estaba «plenamente informado» sobre las técnicas de interrogatorio de la CIA, que incluían torturas «brutales», según un informe del Senado, afirmó el ex vicepresidente del mandatario republicano, Dick Cheney.

Cheney habló anoche por primera vez en la cadena Fox News sobre el reporte publicado el martes y que generó un fuerte revuelo en ambos partidos de Estados Unidos.

Según el ex influyente vicepresidente, que acompañó a Bush durante sus dos mandatos (2001-2009), el presidente «sabía todo lo que necesitaba saber» sobre el programa, pese a que el informe señala que la CIA les mintió al Congreso y a la Casa Blanca sobre el programa de torturas a los presos por terrorismo después de los atentados del 11 de septiembre de 2001.

«La noción que el comité está tratando de vender de que de alguna manera la agencia estaba operando por su cuenta y que no se nos decía -y que al presidente no se le decía- es una mentira total», lanzó Cheney, visiblemente enojado con el informe realizado con el ala demócrata del Comité de Inteligencia del Senado.

«Este informe está lleno de basura, perdónenme», lanzó Dick Cheney, sin medias tintas. «Creo que este informe es terrible. Y me parece muy deficiente», agregó.

«Ellos no se tomaron la molestia de entrevistar a las personas clave que participaron en este programa», cuestionó.

«CUMPLIMOS EXITOSAMENTE»

En términos fuertes, Cheney dijo que el enfoque adoptado por la CIA para interrogar a sospechosos de terrorismo era necesario después de los atentados del 11 de septiembre, y que la gente que aplicó las técnicas cumplía con su deber.

«Le pedimos a la agencia que tomara medidas e implementara programas diseñados para capturar a los cabrones que mataron a 3000 de nosotros el 11 de septiembre y asegurarnos de que no volviera a ocurrir, y eso es exactamente lo que hicieron, y merecen mucho crédito, no la condena que están recibiendo por parte de los demócratas del Senado», dijo.

En ese sentido, defendió las técnicas de interrogatorio utilizando el sarcasmo: «¿Qué se supone que deberíamos hacer [con Jaled Sheij Mohamed, el presunto cerebro del 11 de septiembre]? ¿Besarlo en ambas mejilas y decirle: «Por favor, por favor, ¿nos dices lo que sabes? » Por supuesto que no», afirmó.

«Hicimos exactamente lo que teníamos que hacer para dar con los que habían preparado los ataques del 11 de septiembre y para prevenir nuevos ataques, y cumplimos exitosamente con estas dos misiones», agregó quien fuera el número dos de la administración Bush.

Ayer se multiplicaron los pedidos de enjuiciamiento tanto en Estados Unidos como en organismos internacionales de derechos humanos por el uso de la tortura por parte la CIA, un caso que al parecer el gobierno de Barack Obama , sin embargo, considera cerrado.

Los republicanos del comité de inteligencia dieron a conocer su propio informe «de la minoría», de 167 páginas, y afirmaron que el análisis de los demócratas es fallido, deshonesto y un desperdicio de dinero de los contribuyentes, ya que costó 40 millones de dólares.

Agencia AFP y AP

WASHINGTON.- El ex presidente Estados Unidos, George W. Bush estaba «plenamente informado» sobre las técnicas de interrogatorio de la CIA, que incluían torturas «brutales», según un informe del Senado, afirmó el ex vicepresidente del mandatario republicano, Dick Cheney.

Cheney habló anoche por primera vez en la cadena Fox News sobre el reporte publicado el martes y que generó un fuerte revuelo en ambos partidos de Estados Unidos.

Según el ex influyente vicepresidente, que acompañó a Bush durante sus dos mandatos (2001-2009), el presidente «sabía todo lo que necesitaba saber» sobre el programa, pese a que el informe señala que la CIA les mintió al Congreso y a la Casa Blanca sobre el programa de torturas a los presos por terrorismo después de los atentados del 11 de septiembre de 2001.

«La noción que el comité está tratando de vender de que de alguna manera la agencia estaba operando por su cuenta y que no se nos decía -y que al presidente no se le decía- es una mentira total», lanzó Cheney, visiblemente enojado con el informe realizado con el ala demócrata del Comité de Inteligencia del Senado.

«Este informe está lleno de basura, perdónenme», lanzó Dick Cheney, sin medias tintas. «Creo que este informe es terrible. Y me parece muy deficiente», agregó.

«Ellos no se tomaron la molestia de entrevistar a las personas clave que participaron en este programa», cuestionó.

«CUMPLIMOS EXITOSAMENTE»

En términos fuertes, Cheney dijo que el enfoque adoptado por la CIA para interrogar a sospechosos de terrorismo era necesario después de los atentados del 11 de septiembre, y que la gente que aplicó las técnicas cumplía con su deber.

«Le pedimos a la agencia que tomara medidas e implementara programas diseñados para capturar a los cabrones que mataron a 3000 de nosotros el 11 de septiembre y asegurarnos de que no volviera a ocurrir, y eso es exactamente lo que hicieron, y merecen mucho crédito, no la condena que están recibiendo por parte de los demócratas del Senado», dijo.

En ese sentido, defendió las técnicas de interrogatorio utilizando el sarcasmo: «¿Qué se supone que deberíamos hacer [con Jaled Sheij Mohamed, el presunto cerebro del 11 de septiembre]? ¿Besarlo en ambas mejilas y decirle: «Por favor, por favor, ¿nos dices lo que sabes? » Por supuesto que no», afirmó.

«Hicimos exactamente lo que teníamos que hacer para dar con los que habían preparado los ataques del 11 de septiembre y para prevenir nuevos ataques, y cumplimos exitosamente con estas dos misiones», agregó quien fuera el número dos de la administración Bush.

Ayer se multiplicaron los pedidos de enjuiciamiento tanto en Estados Unidos como en organismos internacionales de derechos humanos por el uso de la tortura por parte la CIA, un caso que al parecer el gobierno de Barack Obama , sin embargo, considera cerrado.

Los republicanos del comité de inteligencia dieron a conocer su propio informe «de la minoría», de 167 páginas, y afirmaron que el análisis de los demócratas es fallido, deshonesto y un desperdicio de dinero de los contribuyentes, ya que costó 40 millones de dólares.

Agencia AFP y AP


Comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: