jueves 16 de agosto de 2018


Seguinos en:


INSEGURIDAD

Solo 4 efectivos mantienen guardias nocturnas en la Seccional 62 de Sargento Cabral

Solo 4 efectivos mantienen guardias nocturnas en la Seccional 62 de Sargento Cabral

La jurisdicción de esta comisaría es amplísima, pero cuenta con un personal muy reducido que solo se acrecienta los fines de semana... pero no para los vecinos sino para los empresarios de los boliches. Vecinos reportan hechos de inseguridad a diario; pero la demora de respuesta policial supera las 2 horas desde el llamado

3 de febrero del año 2018

Compartir

A pesar de los continuos anuncios desde el Ministerio de Seguridad sobre un majoramiento en la materia para los vecinos, dichas mejoras no llegan a vasstos sectores de nuestra ciudad.

Más precisamente en el Barrio Sargento Cabral, cuya atención y jurisdicción recae sobre la Comisaría Seccional 62, donde normalmente solo hay cuatro efectivos de guardia durante las noches, excepto los fines de semana cuando llegan más efectivos pero no precisamente para cuidar a los vecinos sino para cuidar a los empresarios de las zonas de boliches.

Solo cuatro efectivos hacen guardias nocturnas normales en esta seccional, aseguraron los efectivos a los vecinos de Barrio Gendarmería.   Uno para custodiar a los detenidos, uno para atender la mesa de entradas, y dos -incluyendo el oficial de guardia- para recorrer con el único patrullero que funciona -hay otro pero no se puede usar porque no le han hecho la RTV- .

Con este personal y un solo móvil deben dar abasto a una amplia zona que incluye, no solo el Barrio Sargento Cabral, sino Barrio Constitución, Complejo Sandoval, colectora, zona de boliches, terrenos detrás de Akropolis, y zonas que no corresponden a su jurisdicción, como 150 Hectáreas.

En las noches, estos cuatro valientes deben ingeniárselas para poder cubrir esta zona. Muchas veces reciben llamados simultáneos pidiendo socorro, sea por cuestiones de inseguridad, disputas familiares, y hasta accidentes de tránsito que también deben atender.

MÁS DE DOS HORAS DE TARDANZA EN LLEGAR TRAS UN LLAMADO DE AUXILIO

En la madrugada del jueves, una Vecina de Sargento Cabral, del Barrio Gendarmería, fue despertada alrededor de las 3:40 cuando unos sujetos intentaron ingresar en su domicilio.

Alertada por sus perros, salió al balcón y pudo divisar a tres sujetos que intentaban forzar su puerta. Inmediatamente dio aviso a la Seccional 62, que tiene jurisdicción sobre dicho sector, y que se encuentra a escasas cinco cuadras de su casa.

Pasaron unos 10 minutos y los malvivientes desistieron de entrar al domicilio y eligieron otro blanco, un automovil que se encontraba estacionado en la esquina más cercana. Con toda impunidad intentaron abrirlo, sin el menor reparo en el ruido que ocasionaban y los ladridos desesperados de los perros.

Esto, y llamados particulares de la vecina, alertó a varios vecinos que salieron a defender la cuadra, y lograron repeler a los tres malvivientes, logrando retenerles una moto de baja cilindrada en la que aparentemente se trasladaban.

A todo esto, ya había transcurrido más de una hora, y la vecina había ya hecho varios llamados, no solo a la comisaría en cuestión, sino a al 911, a la regional, al comando radioelectrico, y al primer piso de Casa de Gobierno donde supuestamente funciona un centro de monitoreo -según la vecina-. Y nada. Los efectivos policiales prometidos no llegaron sino hasta mucho más tarde.

  

Recién transcurrida una hora y media, apareció un grupo de Infantería proveniente de la Regional 7, pero tarde, pues los perpetradores ya habían huido hacía rato.

Pasadas las 6:00 recién apareció el móvil de la Seccional 62, que lo único que hizo fue tomar nota de la molestia de los vecinos por la tardanza, y llevarse el rodado retenido a los malvivientes.

Los policías de la seccional 62 intentaron explicar a los vecinos la situación desde su perspectiva. Adujeron que tuvieron varios llamados esa noche, uno de ellos por motivo de un accidente sobre la ruta, al que tuvieron que asistirr y custodiar, además de concurrir a otros llamados entre ellos uno al boliche Ibiza por por intento de robo. También, dijeron los policías, que tuvieron que cumplir con un recorrido a una zona que no pertenece a su jurisdicción en 150 Hectáreas.  Explicaron eso, además de dar cuenta, con cierta vergüenza, del escaso personal con el que cuentan para cubrir toda la zona.

Fueron los propios efectivos quienes incentivaron a los vecinos a solicitar una audiencia en el ministerio de Seguridad para solicitar más recursos humanos y materiales a esta seccional que por las noches solo tiene cuatro efectivos de guardia para tan basto sector de la ciudad, un sector donde concurre mucha gente los fines de semana.

Es un número realmente alarmantemente escaso cuando se sabe que para el Caso Puca, el fiscal Lozano tenía a su disposición 50 efectivos que en más de tres meses no lograron resultados.

La prioridad parece estar centrada en la seguridad de los boliches, y no en los vecinos quienes son constantes víctimas de hechos de inseguridad.

Justamente, los fines de semana es cuando menos asisten a los llamados de auxilio que realizan los vecinos porque están abocados al servicio adicional en dichos centros recreativos, con recargos.

De acuerdo a la vecina que suministró toda esta información a NOTINOR.COM, esa noche se dieron otros 3 robos en el barrio, sin contar con las tentativas que entre los vecinos de su sector lograron repeler. La semana pasada tuvieron lugar otros cinco robos a domicilios.

Los vecinos de Sargento Cabral y Barrio Gendarmería esperan que la respuesta del Ministerio no sea solo una invitación a comprar una alarma comunitaria y unos patrullajes intensivos por dos semanas para luego desaparecer y vovler al descuido y desamparo cotidianos.

Compartir

A pesar de los continuos anuncios desde el Ministerio de Seguridad sobre un majoramiento en la materia para los vecinos, dichas mejoras no llegan a vasstos sectores de nuestra ciudad.

Más precisamente en el Barrio Sargento Cabral, cuya atención y jurisdicción recae sobre la Comisaría Seccional 62, donde normalmente solo hay cuatro efectivos de guardia durante las noches, excepto los fines de semana cuando llegan más efectivos pero no precisamente para cuidar a los vecinos sino para cuidar a los empresarios de las zonas de boliches.

Solo cuatro efectivos hacen guardias nocturnas normales en esta seccional, aseguraron los efectivos a los vecinos de Barrio Gendarmería.   Uno para custodiar a los detenidos, uno para atender la mesa de entradas, y dos -incluyendo el oficial de guardia- para recorrer con el único patrullero que funciona -hay otro pero no se puede usar porque no le han hecho la RTV- .

Con este personal y un solo móvil deben dar abasto a una amplia zona que incluye, no solo el Barrio Sargento Cabral, sino Barrio Constitución, Complejo Sandoval, colectora, zona de boliches, terrenos detrás de Akropolis, y zonas que no corresponden a su jurisdicción, como 150 Hectáreas.

En las noches, estos cuatro valientes deben ingeniárselas para poder cubrir esta zona. Muchas veces reciben llamados simultáneos pidiendo socorro, sea por cuestiones de inseguridad, disputas familiares, y hasta accidentes de tránsito que también deben atender.

MÁS DE DOS HORAS DE TARDANZA EN LLEGAR TRAS UN LLAMADO DE AUXILIO

En la madrugada del jueves, una Vecina de Sargento Cabral, del Barrio Gendarmería, fue despertada alrededor de las 3:40 cuando unos sujetos intentaron ingresar en su domicilio.

Alertada por sus perros, salió al balcón y pudo divisar a tres sujetos que intentaban forzar su puerta. Inmediatamente dio aviso a la Seccional 62, que tiene jurisdicción sobre dicho sector, y que se encuentra a escasas cinco cuadras de su casa.

Pasaron unos 10 minutos y los malvivientes desistieron de entrar al domicilio y eligieron otro blanco, un automovil que se encontraba estacionado en la esquina más cercana. Con toda impunidad intentaron abrirlo, sin el menor reparo en el ruido que ocasionaban y los ladridos desesperados de los perros.

Esto, y llamados particulares de la vecina, alertó a varios vecinos que salieron a defender la cuadra, y lograron repeler a los tres malvivientes, logrando retenerles una moto de baja cilindrada en la que aparentemente se trasladaban.

A todo esto, ya había transcurrido más de una hora, y la vecina había ya hecho varios llamados, no solo a la comisaría en cuestión, sino a al 911, a la regional, al comando radioelectrico, y al primer piso de Casa de Gobierno donde supuestamente funciona un centro de monitoreo -según la vecina-. Y nada. Los efectivos policiales prometidos no llegaron sino hasta mucho más tarde.

  

Recién transcurrida una hora y media, apareció un grupo de Infantería proveniente de la Regional 7, pero tarde, pues los perpetradores ya habían huido hacía rato.

Pasadas las 6:00 recién apareció el móvil de la Seccional 62, que lo único que hizo fue tomar nota de la molestia de los vecinos por la tardanza, y llevarse el rodado retenido a los malvivientes.

Los policías de la seccional 62 intentaron explicar a los vecinos la situación desde su perspectiva. Adujeron que tuvieron varios llamados esa noche, uno de ellos por motivo de un accidente sobre la ruta, al que tuvieron que asistirr y custodiar, además de concurrir a otros llamados entre ellos uno al boliche Ibiza por por intento de robo. También, dijeron los policías, que tuvieron que cumplir con un recorrido a una zona que no pertenece a su jurisdicción en 150 Hectáreas.  Explicaron eso, además de dar cuenta, con cierta vergüenza, del escaso personal con el que cuentan para cubrir toda la zona.

Fueron los propios efectivos quienes incentivaron a los vecinos a solicitar una audiencia en el ministerio de Seguridad para solicitar más recursos humanos y materiales a esta seccional que por las noches solo tiene cuatro efectivos de guardia para tan basto sector de la ciudad, un sector donde concurre mucha gente los fines de semana.

Es un número realmente alarmantemente escaso cuando se sabe que para el Caso Puca, el fiscal Lozano tenía a su disposición 50 efectivos que en más de tres meses no lograron resultados.

La prioridad parece estar centrada en la seguridad de los boliches, y no en los vecinos quienes son constantes víctimas de hechos de inseguridad.

Justamente, los fines de semana es cuando menos asisten a los llamados de auxilio que realizan los vecinos porque están abocados al servicio adicional en dichos centros recreativos, con recargos.

De acuerdo a la vecina que suministró toda esta información a NOTINOR.COM, esa noche se dieron otros 3 robos en el barrio, sin contar con las tentativas que entre los vecinos de su sector lograron repeler. La semana pasada tuvieron lugar otros cinco robos a domicilios.

Los vecinos de Sargento Cabral y Barrio Gendarmería esperan que la respuesta del Ministerio no sea solo una invitación a comprar una alarma comunitaria y unos patrullajes intensivos por dos semanas para luego desaparecer y vovler al descuido y desamparo cotidianos.


Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*

*