jueves 17 de enero de 2019


Seguinos en:


MUNDO

La joven de Arabia Saudita que huyó de su familia por temor a su vida pidió asilo en Tailandia

La joven de Arabia Saudita que huyó de su familia por temor a su vida pidió asilo en Tailandia

Rahaf Mohammed Al-Qunun, de 18 años, fue detenida el domingo en el aeropuerto de Bangkok y estaba pendiente de expulsión, pero se atrincheró el lunes en su habitación de hotel, exigiendo reunirse con representantes de la Agencia de la ONU para los Refugiados. Las autoridades suspendieron por el momento su expulsión del país

7 de enero del año 2019

Compartir
Rahaf Mohammed Al-Qunun.
Rahaf Mohammed Al-Qunun.

La joven de Arabia Saudita que huye de su familia pidió este lunes asilo en Tailandia tras atrincherarse en la habitación del hotel del aeropuerto de Bangkok en el que se encuentra retenida a la espera de ser deportada por problemas con su visado.

Rahaf Mohammed Al-Qunun, de 18 años, finalmente no fue obligada a embarcar en el vuelo KU412 de Kuwait Airlines que salió este lunes de Bangkok a las 11.39 hora local  y de momento ha retrasado su deportación al emirato, donde ella asegura que su familia la ha amenazado de muerte.

No salgo de mi habitación hasta que vea a la ACNUR. Quiero asilo“, dijo Rahaf Mohammed Al-Qunun en un vídeo publicado en Twitter por el subdirector en Asia de Human Rights Watch (HRW), Phil Robertson.

Pido a todas las personas que se encuentran en la zona de tránsito en (el aeropuerto de) Bangkok que protesten contra mi deportación a Kuwait. Por favor, os necesito a todos“, dijo minutos antes la joven en su propia cuenta de la misma red social.

Al-Qunun se encuentra encerrada en una habitación del hotel del aeropuerto internacional Suvarnabhumi de Bangkok, tras ser retenida, según ella y HRW, el sábado durante una escala en su viaje entre Kuwait y Australia por personal de la embajada saudí, que le confiscó el pasaporte.

La Embajada de Arabia en Bangkok negó que haya confiscado el pasaporte de la joven saudí y aseguró que son las autoridades tailandesas las que han decidido deportarla tras rechazar su visado.

Las autoridades de Tailandia comunicaron este domingo a la joven que le había sido denegada la entrada al país asiático después de que se le rechazara e visado y que sería deportada al día siguiente (hoy) a Kuwait, según relató ella misma a HRW. Según informó este lunes el Washington Post, las autoridades locales señalaron que la joven no sería deportada, argumentando “razones de seguridad”.

Rahaf Mohammed al-Qunun. (@rahaf84427714/via REUTERS)

Rahaf Mohammed al-Qunun. (@rahaf84427714/via REUTERS)

Esta organización instó a Tailandia a detener la deportación de Al-Qunun y permitir que la joven prosiga su viaje a Australia o a permanecer en Tailandia para buscar protección como refugiada.

Al-Qunun aseguró que su familia la ha sometido a varios abusos, incluidas palizas y amenazas, y que huyó de ella aprovechando una visita a Kuwait, donde no se requiere la autorización de un familiar varón para permitir la salida del país a una mujer.

La joven saudí, de 18 años, acusa a su familia de haberla encerrado en una habitación durante seis meses simplemente por haberse cortado el cabello. El servicio de inmigración tailandesa asegura, por su parte, que trataba de escapar de un matrimonio de conveniencia.

HRW exigió a las autoridades tailandesas que permitan que la joven se ponga en contacto con la ACNUR y que acate la decisión que tome la agencia de la ONU para los refugiados.

En Arabia Saudita, las mujeres están sometidas a numerosas restricciones: se las obliga a estar bajo la tutela de un hombre (padre, marido u otro, según el caso) que ejerce sobre ellas una autoridad arbitraria y toma las decisiones importantes en su lugar.

Una mujer juzgada de haber cometido un crimen “moral” puede ser castigada violentamente por su familia, incluyendo su ejecución en el caso de lo que se denomina un “crimen de honor”.

Con información de EFE y AFP

Compartir
Rahaf Mohammed Al-Qunun.
Rahaf Mohammed Al-Qunun.

La joven de Arabia Saudita que huye de su familia pidió este lunes asilo en Tailandia tras atrincherarse en la habitación del hotel del aeropuerto de Bangkok en el que se encuentra retenida a la espera de ser deportada por problemas con su visado.

Rahaf Mohammed Al-Qunun, de 18 años, finalmente no fue obligada a embarcar en el vuelo KU412 de Kuwait Airlines que salió este lunes de Bangkok a las 11.39 hora local  y de momento ha retrasado su deportación al emirato, donde ella asegura que su familia la ha amenazado de muerte.

No salgo de mi habitación hasta que vea a la ACNUR. Quiero asilo“, dijo Rahaf Mohammed Al-Qunun en un vídeo publicado en Twitter por el subdirector en Asia de Human Rights Watch (HRW), Phil Robertson.

Pido a todas las personas que se encuentran en la zona de tránsito en (el aeropuerto de) Bangkok que protesten contra mi deportación a Kuwait. Por favor, os necesito a todos“, dijo minutos antes la joven en su propia cuenta de la misma red social.

Al-Qunun se encuentra encerrada en una habitación del hotel del aeropuerto internacional Suvarnabhumi de Bangkok, tras ser retenida, según ella y HRW, el sábado durante una escala en su viaje entre Kuwait y Australia por personal de la embajada saudí, que le confiscó el pasaporte.

La Embajada de Arabia en Bangkok negó que haya confiscado el pasaporte de la joven saudí y aseguró que son las autoridades tailandesas las que han decidido deportarla tras rechazar su visado.

Las autoridades de Tailandia comunicaron este domingo a la joven que le había sido denegada la entrada al país asiático después de que se le rechazara e visado y que sería deportada al día siguiente (hoy) a Kuwait, según relató ella misma a HRW. Según informó este lunes el Washington Post, las autoridades locales señalaron que la joven no sería deportada, argumentando “razones de seguridad”.

Rahaf Mohammed al-Qunun. (@rahaf84427714/via REUTERS)

Rahaf Mohammed al-Qunun. (@rahaf84427714/via REUTERS)

Esta organización instó a Tailandia a detener la deportación de Al-Qunun y permitir que la joven prosiga su viaje a Australia o a permanecer en Tailandia para buscar protección como refugiada.

Al-Qunun aseguró que su familia la ha sometido a varios abusos, incluidas palizas y amenazas, y que huyó de ella aprovechando una visita a Kuwait, donde no se requiere la autorización de un familiar varón para permitir la salida del país a una mujer.

La joven saudí, de 18 años, acusa a su familia de haberla encerrado en una habitación durante seis meses simplemente por haberse cortado el cabello. El servicio de inmigración tailandesa asegura, por su parte, que trataba de escapar de un matrimonio de conveniencia.

HRW exigió a las autoridades tailandesas que permitan que la joven se ponga en contacto con la ACNUR y que acate la decisión que tome la agencia de la ONU para los refugiados.

En Arabia Saudita, las mujeres están sometidas a numerosas restricciones: se las obliga a estar bajo la tutela de un hombre (padre, marido u otro, según el caso) que ejerce sobre ellas una autoridad arbitraria y toma las decisiones importantes en su lugar.

Una mujer juzgada de haber cometido un crimen “moral” puede ser castigada violentamente por su familia, incluyendo su ejecución en el caso de lo que se denomina un “crimen de honor”.

Con información de EFE y AFP


Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*

*