sábado 28 de marzo de 2020


Seguinos en:


BOCA JUNIORS

Krupoviesa y la patada que se recuerda como un cumple

Krupoviesa y la patada que se recuerda como un cumple

26 de marzo del año 2020

Su voladora a Montenegro quedó inmortalizada en el hincha de Boca. Y hoy, 14 años después, hasta se usa como meme para cualquier situación.

Juan Ángel Krupoviesa cumple años el 19 de abril. Sin embargo, el día que recibe saludos, felicitaciones y mensajes de los hinchas es el 26 de marzo. 

El anticipo tiene una razón simple: ese fue el día de su famosa patada a Rolfi Montenegro, en un superclásico del Clausura 2006, un partido en el que quedó grabado a fuego por la espectacularidad de la acción, pero también porque salvó al equipo del Coco Basile de la derrota.

Para poner las cosas en su contexto: esa tarde, Boca empató a los 89 minutos por un penal de Palermo y el que se fue en andas al final del encuentro fue Guillermo, por haber hecho la jugada que derivó en la pena máxima. Pero el hombre que quedó en la historia de ese Súper fue el tucumano.

“Es así, la gente de Boca me recuerda la fecha como si fuera mi cumple. Pero fue una circunstancia del partido y nada más”, cuenta Krupoviesa desde su casa de City Bell, donde cumple con el aislamiento obligatorio, aunque sin dejar de hacer lo que hizo gran parte de su vida: un entrenamiento físico, en este caso, en el fondo de su hogar.

Al ex defensor, hoy ayudante de Battaglia en la Reserva de Boca, no le gusta mucho hablar de aquella situación. Lo incomoda. No le genera orgullo. Porque en definitiva, no fue un gol sino un falta muy fuerte, una acción desesperada, de último recurso, que le costó la lógica expulsión (le dieron dos fechas de suspensión). Sin embargo, la trascendencia fue por lo que vino luego, el 1 a 1 con uno menos que se que se festejó como una victoria.

Su voladora a Montenegro quedó inmortalizada en el hincha de Boca. Y hoy, 14 años después, hasta se usa como meme para cualquier situación.

Juan Ángel Krupoviesa cumple años el 19 de abril. Sin embargo, el día que recibe saludos, felicitaciones y mensajes de los hinchas es el 26 de marzo. 

El anticipo tiene una razón simple: ese fue el día de su famosa patada a Rolfi Montenegro, en un superclásico del Clausura 2006, un partido en el que quedó grabado a fuego por la espectacularidad de la acción, pero también porque salvó al equipo del Coco Basile de la derrota.

Para poner las cosas en su contexto: esa tarde, Boca empató a los 89 minutos por un penal de Palermo y el que se fue en andas al final del encuentro fue Guillermo, por haber hecho la jugada que derivó en la pena máxima. Pero el hombre que quedó en la historia de ese Súper fue el tucumano.

“Es así, la gente de Boca me recuerda la fecha como si fuera mi cumple. Pero fue una circunstancia del partido y nada más”, cuenta Krupoviesa desde su casa de City Bell, donde cumple con el aislamiento obligatorio, aunque sin dejar de hacer lo que hizo gran parte de su vida: un entrenamiento físico, en este caso, en el fondo de su hogar.

Al ex defensor, hoy ayudante de Battaglia en la Reserva de Boca, no le gusta mucho hablar de aquella situación. Lo incomoda. No le genera orgullo. Porque en definitiva, no fue un gol sino un falta muy fuerte, una acción desesperada, de último recurso, que le costó la lógica expulsión (le dieron dos fechas de suspensión). Sin embargo, la trascendencia fue por lo que vino luego, el 1 a 1 con uno menos que se que se festejó como una victoria.


Comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: