jueves 27 de febrero de 2020


Seguinos en:


CORONAVIRUS

Empeora la situación en el crucero aislado en Japón con 66 nuevos casos

Empeora la situación en el crucero aislado en Japón con 66 nuevos casos

10 de febrero del año 2020

China reportó el lunes un aumento en los casos del nuevo coronavirus, empañando el optimismo sobre que las medidas de control de enfermedades que han dejado aisladas varias ciudades grandes pudieran estar funcionando. En Japón, en tanto, se reportaron docenas de casos nuevos en un crucero en cuarentena, con miles de personas a bordo, entre ellos argentinos.

La cifra de muertos en China continental sumó 97 nuevas bajas, trepando hasta un total de 908. En las 24 horas hasta la medianoche del domingo se identificaron 3.062 nuevos casos, un aumento del 15% respecto al sábado que rompió una tendencia a la baja. Un portavoz del gobierno había dicho el domingo que los descensos previos mostraban que las medidas de contención estaban funcionando.

El operador de un crucero en cuarentena en Yokohama, cerca de Tokio, dijo que se habían identificado otros 66 casos a bordo, además de los 70 ya reportados.

El gobierno japonés estudiaba hacer pruebas a los 3.711 pasajeros y tripulantes del Diamond Princess, lo que requeriría que todos siguieran a bordo hasta tener los resultados. Las autoridades sanitarias estaban teniendo problemas para entregar los medicamentos solicitados por más de 600 pasajeros.

La cifra de muertos ha superado las 774 personas que se cree murieron en la epidemia de 2002 y 2003 del síndrome respiratorio agudo grave (SARS, por sus siglas en inglés), otro brote viral iniciado en China. El total de 40.171 casos confirmados del nuevo virus supera de lejos a los 8.098 que enfermaron de SARS.

Se han confirmado más de 440 casos fuera de China continental. Al menos 910 personas han muerto, incluidas dos personas en Hong Kong y Filipinas.

El gobierno británico declaró el virus como una «amenaza grave e inminente para la salud pública», lo que según dijo permite a las autoridades detener de forma forzosa a personas infectadas si es necesario. Un hombre británico que se contagió en Singapur en enero parece estar relacionado con al menos otros siete casos confirmados en Europa.

China ha construido dos hospitales para pacientes del virus en Wuhan y enviado miles de médicos, enfermeras y otros trabajadores sanitarios a la ciudad de 11 millones de personas. La mayor parte del acceso a Wuhan se suspendió el 23 de enero y las restricciones se han ampliado después a otras ciudades, hasta afectar a 60 millones de personas.

Un empleado limpia los pisos en un hospital con 2000 camas en Wuhan./ dpa© clarin.com Un empleado limpia los pisos en un hospital con 2000 camas en Wuhan./ dpa

Millones regresan a sus trabajos

Millones de personas en China regresaban este lunes al trabajo, en un contexto preocupante. Este regreso al trabajo ha encendido las alarmas de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que ve con preocupación esta vuelta a la normalidad en China. El director de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, advirtió que pueden haber más casos en el extranjero de personas que nunca han viajado a China.

En las carreteras de Beijing y Shanghai hay bastante más tráfico que en los últimos días, aunque muchos negocios siguen cerrados. En la ciudad de Guangzhou, al sur del país, el transporte público se reanudó a partir del lunes. Pese a ello, los trabajadores que se reincorporan lo hacen con bastante temor debido al ritmo letal de este virus.

Entre las medidas que han tomado los centros de atención al público que han regresado a sus labores, figuran la toma de la temperatura a todos los clientes así como el lavado de manos con desinfectantes antes de realizar cualquier operación.

Trabajo desde casa

Sin embargo, otro es el panorama en la provincia de Hubei donde millones de personas no han regresado al trabajo pues al ser esta provincia el foco del brote, las autoridades han decidido que es mejor que sigan confinadas, en cuarentena, y con las vías de transporte cortadas para detener el movimiento de cientos de millones de personas que generalmente visitan a sus familiares durante las vacaciones del Año Nuevo Lunar.

Ante esta situación ha surgido una nueva alternativa para que la producción del país no se detenga y se neutralice al máximo el riesgo de contagio: el teletrabajo.

La plataforma de comunicación empresarial en línea DingTalk señaló en Weibo la semana pasada que casi 200 millones de personas la estaban usando para el teletrabajo y una encuesta realizada por la Cámara de Comercio estadounidense en Shanghái revela que el 60% de sus compañías prevé también esta alternativa.

Pérdidas

Si bien los negocios en China empezaban a reanudar sus operaciones tras el feriado del Año Nuevo Lunar, que se amplió para evitar desplazamientos en un intento de contener el virus, éstos ya afrontan duras pérdidas.

Zhang Peng, que trabajaba para una firma de streaming, o videos en vivo por internet, iba a su oficina en Beijing por primera vez desde el feriado.

«Creo que la situación es bastante buena ahora», dijo Zhang. «Hoy fui a trabajar en subte y pasé varios controles en la estación. Y mi empresa hizo un buen trabajo de prevención y control».

Pero no todos se atrevieron a salir de sus casas.

Gente con barbijos en el subte de Beijing./ EFE© clarin.com Gente con barbijos en el subte de Beijing./ EFE

En la mañana del lunes, los medios de comunicación públicos informaron que el número de pasajeros en el subte de Beijing era aproximadamente un 50% inferior al de un día normal de trabajo pero superior a los últimos días donde todas las calles, centros comerciales y metros estaban casi desiertos.

Iris Ke, que trabaja para una empresa de publicidad, dijo que tenía pensado esperar a la semana siguiente para volver a la oficina.

«Tenemos que tener un poco más de sentido de autoprotección», dijo Ke. «La vida sigue adelante de todos modos. ¿Cómo dejamos de salir o dejamos de trabajar por miedo a la enfermedad? No podemos hacer eso».

Mercados en baja

Los mercados globales cayeron el lunes tras las advertencias de que el optimismo de los inversionistas sobre que la enfermedad y su impacto económico estaban quedando bajo control podría ser prematuro. Los índices bursátiles en Londres, Fráncfort, Tokio y Hong Kong caían. Shanghai cerró en positivo tras pasar la mayor parte de la jornada en rojo.

El banco central de China anunció un fondo de 300.000 millones de yuanes (43.000 millones de dólares) para ofrecer préstamos a bajo interés a productores de material médico y fármacos, u otras empresas implicadas en la lucha contra el virus.

China reportó el lunes un aumento en los casos del nuevo coronavirus, empañando el optimismo sobre que las medidas de control de enfermedades que han dejado aisladas varias ciudades grandes pudieran estar funcionando. En Japón, en tanto, se reportaron docenas de casos nuevos en un crucero en cuarentena, con miles de personas a bordo, entre ellos argentinos.

La cifra de muertos en China continental sumó 97 nuevas bajas, trepando hasta un total de 908. En las 24 horas hasta la medianoche del domingo se identificaron 3.062 nuevos casos, un aumento del 15% respecto al sábado que rompió una tendencia a la baja. Un portavoz del gobierno había dicho el domingo que los descensos previos mostraban que las medidas de contención estaban funcionando.

El operador de un crucero en cuarentena en Yokohama, cerca de Tokio, dijo que se habían identificado otros 66 casos a bordo, además de los 70 ya reportados.

El gobierno japonés estudiaba hacer pruebas a los 3.711 pasajeros y tripulantes del Diamond Princess, lo que requeriría que todos siguieran a bordo hasta tener los resultados. Las autoridades sanitarias estaban teniendo problemas para entregar los medicamentos solicitados por más de 600 pasajeros.

La cifra de muertos ha superado las 774 personas que se cree murieron en la epidemia de 2002 y 2003 del síndrome respiratorio agudo grave (SARS, por sus siglas en inglés), otro brote viral iniciado en China. El total de 40.171 casos confirmados del nuevo virus supera de lejos a los 8.098 que enfermaron de SARS.

Se han confirmado más de 440 casos fuera de China continental. Al menos 910 personas han muerto, incluidas dos personas en Hong Kong y Filipinas.

El gobierno británico declaró el virus como una «amenaza grave e inminente para la salud pública», lo que según dijo permite a las autoridades detener de forma forzosa a personas infectadas si es necesario. Un hombre británico que se contagió en Singapur en enero parece estar relacionado con al menos otros siete casos confirmados en Europa.

China ha construido dos hospitales para pacientes del virus en Wuhan y enviado miles de médicos, enfermeras y otros trabajadores sanitarios a la ciudad de 11 millones de personas. La mayor parte del acceso a Wuhan se suspendió el 23 de enero y las restricciones se han ampliado después a otras ciudades, hasta afectar a 60 millones de personas.

Un empleado limpia los pisos en un hospital con 2000 camas en Wuhan./ dpa© clarin.com Un empleado limpia los pisos en un hospital con 2000 camas en Wuhan./ dpa

Millones regresan a sus trabajos

Millones de personas en China regresaban este lunes al trabajo, en un contexto preocupante. Este regreso al trabajo ha encendido las alarmas de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que ve con preocupación esta vuelta a la normalidad en China. El director de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, advirtió que pueden haber más casos en el extranjero de personas que nunca han viajado a China.

En las carreteras de Beijing y Shanghai hay bastante más tráfico que en los últimos días, aunque muchos negocios siguen cerrados. En la ciudad de Guangzhou, al sur del país, el transporte público se reanudó a partir del lunes. Pese a ello, los trabajadores que se reincorporan lo hacen con bastante temor debido al ritmo letal de este virus.

Entre las medidas que han tomado los centros de atención al público que han regresado a sus labores, figuran la toma de la temperatura a todos los clientes así como el lavado de manos con desinfectantes antes de realizar cualquier operación.

Trabajo desde casa

Sin embargo, otro es el panorama en la provincia de Hubei donde millones de personas no han regresado al trabajo pues al ser esta provincia el foco del brote, las autoridades han decidido que es mejor que sigan confinadas, en cuarentena, y con las vías de transporte cortadas para detener el movimiento de cientos de millones de personas que generalmente visitan a sus familiares durante las vacaciones del Año Nuevo Lunar.

Ante esta situación ha surgido una nueva alternativa para que la producción del país no se detenga y se neutralice al máximo el riesgo de contagio: el teletrabajo.

La plataforma de comunicación empresarial en línea DingTalk señaló en Weibo la semana pasada que casi 200 millones de personas la estaban usando para el teletrabajo y una encuesta realizada por la Cámara de Comercio estadounidense en Shanghái revela que el 60% de sus compañías prevé también esta alternativa.

Pérdidas

Si bien los negocios en China empezaban a reanudar sus operaciones tras el feriado del Año Nuevo Lunar, que se amplió para evitar desplazamientos en un intento de contener el virus, éstos ya afrontan duras pérdidas.

Zhang Peng, que trabajaba para una firma de streaming, o videos en vivo por internet, iba a su oficina en Beijing por primera vez desde el feriado.

«Creo que la situación es bastante buena ahora», dijo Zhang. «Hoy fui a trabajar en subte y pasé varios controles en la estación. Y mi empresa hizo un buen trabajo de prevención y control».

Pero no todos se atrevieron a salir de sus casas.

Gente con barbijos en el subte de Beijing./ EFE© clarin.com Gente con barbijos en el subte de Beijing./ EFE

En la mañana del lunes, los medios de comunicación públicos informaron que el número de pasajeros en el subte de Beijing era aproximadamente un 50% inferior al de un día normal de trabajo pero superior a los últimos días donde todas las calles, centros comerciales y metros estaban casi desiertos.

Iris Ke, que trabaja para una empresa de publicidad, dijo que tenía pensado esperar a la semana siguiente para volver a la oficina.

«Tenemos que tener un poco más de sentido de autoprotección», dijo Ke. «La vida sigue adelante de todos modos. ¿Cómo dejamos de salir o dejamos de trabajar por miedo a la enfermedad? No podemos hacer eso».

Mercados en baja

Los mercados globales cayeron el lunes tras las advertencias de que el optimismo de los inversionistas sobre que la enfermedad y su impacto económico estaban quedando bajo control podría ser prematuro. Los índices bursátiles en Londres, Fráncfort, Tokio y Hong Kong caían. Shanghai cerró en positivo tras pasar la mayor parte de la jornada en rojo.

El banco central de China anunció un fondo de 300.000 millones de yuanes (43.000 millones de dólares) para ofrecer préstamos a bajo interés a productores de material médico y fármacos, u otras empresas implicadas en la lucha contra el virus.


Comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: