domingo 25 de agosto de 2019


Seguinos en:


El oficialismo adelantó la entrada en vigencia del nuevo Código Civil y Comercial

El oficialismo adelantó la entrada en vigencia del nuevo Código Civil y Comercial

La Cámara de Diputados aprobó el proyecto para que la reforma comience a regir el 1 de agosto. Además dio media sanción a la elección de los legisladores del Parlasur. Y ratificará la Ley de Telecomunicaciones

17 de diciembre del año 2014

Supermartes en la Cámara baja. Como es habitual, en la última sesión del año se abordan decenas de proyectos. Y en este caso, el cierre de las sesiones extraordinarias puso a debate tres iniciativas que fueron objeto de duras discusiones entre oficialismo y oposición en los últimos tiempos: la Ley de Telecomunicaciones, el adelantamiento de la fecha en que comenzará a regir el nuevo Código Civil y Comercial y la elección de los representantes en el Parlasur.

El último de esos temas fue el primer que abordó el pleno del recinto en la reunión que comenzó minutos después de las 12. La propuesta, impulsada por los kirchneristas Jorge Landau y Andrés Larroque, establece que los 43 legisladores que representarán a la Argentina en el Parlamento del Mercosur (Parlasur) se voten en las próximas elecciones presidenciales.

El proyecto, que prevé que 19 de los diputados se escojan con un esquema de distrito único y el resto lo hagan por las provincias, recibió media sanción pasadas las 18. Contó con 140 votos a favor, 72 en contra mientras que que hubo 18 abstenciones.

«Es la conclusión de una etapa iniciada en 2005 cuando Néstor Kirchner suscribió el Protocolo Constitutivo del Mercosur. Desde su inicio, la representación argentina la componen parlamentarios elegidos de modo indirecto», a la vez que aclaró que los miembros de ese bloque regional «tendrán los mismos derechos e inmunidades» que los diputados nacionales, dijo Landau.

Esa equiparación de fueros fue, precisamente, una de las principales objeciones que presentaron los bloques opositores, que también se resisten a que las elecciones sean simultáneas a las presidenciales.

«Nosotros tomamos con más seriedad este proyecto que el oficialismo, por eso queremos que –tal cual está planteado en el propio Mercosur– se elijan los parlamentarios el mismo día en todos los países, mientras que el Gobierno quiere utilizar el tema para resolver sus necesidades electorales, y vamos a seguir trabajando por fortalecer la institucionalidad de este espacio transnacional», aclaró. «Hemos sido críticos con el Gobierno porque no supo resolver con capacidad diferencias que existieron con Uruguay y Brasil», dijo el radical Miguel Bazze.

Con matices, los bloques no kirchneristas plantearon sus diferencias con dictámenes de minoría que no fueron tomados en cuenta.

La medida había despertado semanas atrás versiones acerca de una eventual candidatura de la presidente Cristina Kirchner para el Parlasur. De hecho, muchos oficialistas de peso expresaron su simpatía por la idea. Pero la propia mandataria le cerró la puerta a la posibilidad cuando pidió, el sábado, que no la «candidateen a nada».

Tras la aprobación, la iniciativa fue girada al Senado. Según el sitio Parlamentario.com, mañana será tratada en comisión con la intención de que forme parte del temario de la sesión del jueves.

Apoyado en su mayoría, el Frente para la Victoria avanzó luego con el proyecto que prevé sanciones a los policías que dejen de prestar servicios, un escudo legal para evitar las consecuencias de las protestas que ocurrieron hace un año.

Al cabo de ese debate, el oficialismo dio sanción definitiva al proyecto de los senadores oficialistas Miguel Pichetto y Aníbal Fernández para adelantar la entrada en vigencia del nuevo Código Civil del 1º de enero del 2016 al 1º de agosto de 2015. Los reparos de la oposición apenas sirvieron para que quedara registro en los diarios de sesión: fue avalado con 130 votos a favor y 93 en contra.

Pese a las críticas sobre la falta de tiempo de la sociedad para conocer los alcances de la reforma, los senadores Pichetto y Fernández defendieron su iniciativa con su «íntima convicción en torno a las bondades intrínsecas que caracterizan el nuevo ordenamiento, que viene a dar respuesta a modificaciones largamente esperadas por la sociedad». Y evaluaron que el plazo planteado originalmente «contribuye a dilatar el acceso de la sociedad a los beneficios que se derivan de la nueva legislación aprobada».

En la sesión, que se descuenta que se extenderá hasta la madrugada, también se debatirá el proyecto Argentina Digital, enviado por el Poder Ejecutivo, y que el oficialismo buscará transformar en ley a menos de una semana de haber obtenido la media sanción del Senado.

La oposición cuestiona principalmente el poder que este proyecto le otorga al organismo de aplicación, la Autoridad Federal de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (AFTIC), y la posibilidad que da a las telefónicas para brindar televisión por cable.

En este tema, al proyecto impulsado por el oficialismo se suman cuatro dictámenes de minoría que pertenecen al radicalismo, el Frente Renovador, Unión PRO y el GEN en conjunto con Libres del Sur.
En el dictamen presentado por la UCR se alertó de que el organismo de aplicación «puede decidir la vida y muerte de cualquier empresa de telecomunicación», mientras que desde el massismo se indicó que Argentina Digital en los términos propuestos generará «un marco de creciente inseguridad jurídica, que desalentará inversiones de largo plazo en nuevas redes y servicios».

Desde el macrismo se decidió presentar un proyecto alternativo y desde el GEN se alertó de que «en materia de telecomunicaciones, necesitamos una normativa moderna y actualizada, pero ello requiere utilizar en su extensión los mecanismos constitucionales pertinentes».

Supermartes en la Cámara baja. Como es habitual, en la última sesión del año se abordan decenas de proyectos. Y en este caso, el cierre de las sesiones extraordinarias puso a debate tres iniciativas que fueron objeto de duras discusiones entre oficialismo y oposición en los últimos tiempos: la Ley de Telecomunicaciones, el adelantamiento de la fecha en que comenzará a regir el nuevo Código Civil y Comercial y la elección de los representantes en el Parlasur.

El último de esos temas fue el primer que abordó el pleno del recinto en la reunión que comenzó minutos después de las 12. La propuesta, impulsada por los kirchneristas Jorge Landau y Andrés Larroque, establece que los 43 legisladores que representarán a la Argentina en el Parlamento del Mercosur (Parlasur) se voten en las próximas elecciones presidenciales.

El proyecto, que prevé que 19 de los diputados se escojan con un esquema de distrito único y el resto lo hagan por las provincias, recibió media sanción pasadas las 18. Contó con 140 votos a favor, 72 en contra mientras que que hubo 18 abstenciones.

«Es la conclusión de una etapa iniciada en 2005 cuando Néstor Kirchner suscribió el Protocolo Constitutivo del Mercosur. Desde su inicio, la representación argentina la componen parlamentarios elegidos de modo indirecto», a la vez que aclaró que los miembros de ese bloque regional «tendrán los mismos derechos e inmunidades» que los diputados nacionales, dijo Landau.

Esa equiparación de fueros fue, precisamente, una de las principales objeciones que presentaron los bloques opositores, que también se resisten a que las elecciones sean simultáneas a las presidenciales.

«Nosotros tomamos con más seriedad este proyecto que el oficialismo, por eso queremos que –tal cual está planteado en el propio Mercosur– se elijan los parlamentarios el mismo día en todos los países, mientras que el Gobierno quiere utilizar el tema para resolver sus necesidades electorales, y vamos a seguir trabajando por fortalecer la institucionalidad de este espacio transnacional», aclaró. «Hemos sido críticos con el Gobierno porque no supo resolver con capacidad diferencias que existieron con Uruguay y Brasil», dijo el radical Miguel Bazze.

Con matices, los bloques no kirchneristas plantearon sus diferencias con dictámenes de minoría que no fueron tomados en cuenta.

La medida había despertado semanas atrás versiones acerca de una eventual candidatura de la presidente Cristina Kirchner para el Parlasur. De hecho, muchos oficialistas de peso expresaron su simpatía por la idea. Pero la propia mandataria le cerró la puerta a la posibilidad cuando pidió, el sábado, que no la «candidateen a nada».

Tras la aprobación, la iniciativa fue girada al Senado. Según el sitio Parlamentario.com, mañana será tratada en comisión con la intención de que forme parte del temario de la sesión del jueves.

Apoyado en su mayoría, el Frente para la Victoria avanzó luego con el proyecto que prevé sanciones a los policías que dejen de prestar servicios, un escudo legal para evitar las consecuencias de las protestas que ocurrieron hace un año.

Al cabo de ese debate, el oficialismo dio sanción definitiva al proyecto de los senadores oficialistas Miguel Pichetto y Aníbal Fernández para adelantar la entrada en vigencia del nuevo Código Civil del 1º de enero del 2016 al 1º de agosto de 2015. Los reparos de la oposición apenas sirvieron para que quedara registro en los diarios de sesión: fue avalado con 130 votos a favor y 93 en contra.

Pese a las críticas sobre la falta de tiempo de la sociedad para conocer los alcances de la reforma, los senadores Pichetto y Fernández defendieron su iniciativa con su «íntima convicción en torno a las bondades intrínsecas que caracterizan el nuevo ordenamiento, que viene a dar respuesta a modificaciones largamente esperadas por la sociedad». Y evaluaron que el plazo planteado originalmente «contribuye a dilatar el acceso de la sociedad a los beneficios que se derivan de la nueva legislación aprobada».

En la sesión, que se descuenta que se extenderá hasta la madrugada, también se debatirá el proyecto Argentina Digital, enviado por el Poder Ejecutivo, y que el oficialismo buscará transformar en ley a menos de una semana de haber obtenido la media sanción del Senado.

La oposición cuestiona principalmente el poder que este proyecto le otorga al organismo de aplicación, la Autoridad Federal de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (AFTIC), y la posibilidad que da a las telefónicas para brindar televisión por cable.

En este tema, al proyecto impulsado por el oficialismo se suman cuatro dictámenes de minoría que pertenecen al radicalismo, el Frente Renovador, Unión PRO y el GEN en conjunto con Libres del Sur.
En el dictamen presentado por la UCR se alertó de que el organismo de aplicación «puede decidir la vida y muerte de cualquier empresa de telecomunicación», mientras que desde el massismo se indicó que Argentina Digital en los términos propuestos generará «un marco de creciente inseguridad jurídica, que desalentará inversiones de largo plazo en nuevas redes y servicios».

Desde el macrismo se decidió presentar un proyecto alternativo y desde el GEN se alertó de que «en materia de telecomunicaciones, necesitamos una normativa moderna y actualizada, pero ello requiere utilizar en su extensión los mecanismos constitucionales pertinentes».


Comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: