lunes 10 de diciembre de 2018


Seguinos en:


El Nacionalismo Jujeño marca posición sobre el ARA San Juan

El Nacionalismo Jujeño marca posición sobre el ARA San Juan

OPINION

2 de enero del año 2018

Compartir

En el Tratado de Paz firmado en Madrid en febrero de 1990 entre Argentina y Gran Bretaña se detalla, entre otros acuerdos económicos (botín de guerra) que favorecen a Gran Bretaña, el punto en que las naves argentinas no pueden navegar al sur del paralelo de 40º sin autorización.

Esto significaría que si el Ara San Juan ingresó a la zona exclusiva, de gran riqueza minera e ictícola (por cierto capaz de alimentar al mundo entero), sería inmediatamente alcanzado por un torpedo británico si en tal caso no tiene el aval . En otras palabras las fuerzas militares argentinas están subyugadas a las del Reino Unido. Eso por un lado.

Por otro lado existe la posibilidad de que el submarino no estuviera en condiciones de navegar, por la razón de siempre: nunca hay presupuesto, no hay una política de defensa ni estrategia; en Argentina no hay expertos en estrategia ni en defensa. La sangre de Nuestros soldados seca rápido, así que no tiene mucha importancia lamentablemente.

La Argentina ni siquiera tuvo política de defensa en la época militar. El gobierno actual no sabe de dónde sacar plata ya que tiene que pagar a la usura internacional; además en él, existe la idea de desalojar la Antártida ya que no hay dinero para mantener los asentamientos instalados; pero, la razón más importante es que en el mencionado armisticio también se detalla el desguace armamentístico argentino, hasta el punto tal de quedar en entera indefensión como se encuentra en este momento.

Argentina perdió la guerra del 82’ y el perdedor paga las consecuencias. La capitulación ahora es la Ley Nº 24.184. El argentino promedio no es consciente de que frente a nuestras costas patagónicas tenemos una base militar, nuclear de la OTAN; con el agravante de poseer un escudo antimisiles, pues nos consideran como una amenaza de conflicto.

Ahora bien, ya sea la hipótesis del hundimiento intencional o por la firma del Tratado de Paz, sin olvidar el desarme completo más el embargo económico por reparaciones de guerra, todo indicaría que Gran Bretaña se encuentra atrás de todo este suceso. Pero la culpa no la tiene Gran Bretaña, no podemos enojarnos porque el enemigo hace lo que tiene que hacer, sino que deberíamos estar molestos con nosotros mismos porque la Argentina y los argentinos no somos capaces de ponernos de acuerdo nunca.

orlando dorado

Orlando Santiago Dorado, docente secundartio y referente del nacionalismo en Jujuy

Compartir

En el Tratado de Paz firmado en Madrid en febrero de 1990 entre Argentina y Gran Bretaña se detalla, entre otros acuerdos económicos (botín de guerra) que favorecen a Gran Bretaña, el punto en que las naves argentinas no pueden navegar al sur del paralelo de 40º sin autorización.

Esto significaría que si el Ara San Juan ingresó a la zona exclusiva, de gran riqueza minera e ictícola (por cierto capaz de alimentar al mundo entero), sería inmediatamente alcanzado por un torpedo británico si en tal caso no tiene el aval . En otras palabras las fuerzas militares argentinas están subyugadas a las del Reino Unido. Eso por un lado.

Por otro lado existe la posibilidad de que el submarino no estuviera en condiciones de navegar, por la razón de siempre: nunca hay presupuesto, no hay una política de defensa ni estrategia; en Argentina no hay expertos en estrategia ni en defensa. La sangre de Nuestros soldados seca rápido, así que no tiene mucha importancia lamentablemente.

La Argentina ni siquiera tuvo política de defensa en la época militar. El gobierno actual no sabe de dónde sacar plata ya que tiene que pagar a la usura internacional; además en él, existe la idea de desalojar la Antártida ya que no hay dinero para mantener los asentamientos instalados; pero, la razón más importante es que en el mencionado armisticio también se detalla el desguace armamentístico argentino, hasta el punto tal de quedar en entera indefensión como se encuentra en este momento.

Argentina perdió la guerra del 82’ y el perdedor paga las consecuencias. La capitulación ahora es la Ley Nº 24.184. El argentino promedio no es consciente de que frente a nuestras costas patagónicas tenemos una base militar, nuclear de la OTAN; con el agravante de poseer un escudo antimisiles, pues nos consideran como una amenaza de conflicto.

Ahora bien, ya sea la hipótesis del hundimiento intencional o por la firma del Tratado de Paz, sin olvidar el desarme completo más el embargo económico por reparaciones de guerra, todo indicaría que Gran Bretaña se encuentra atrás de todo este suceso. Pero la culpa no la tiene Gran Bretaña, no podemos enojarnos porque el enemigo hace lo que tiene que hacer, sino que deberíamos estar molestos con nosotros mismos porque la Argentina y los argentinos no somos capaces de ponernos de acuerdo nunca.

orlando dorado

Orlando Santiago Dorado, docente secundartio y referente del nacionalismo en Jujuy


Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*

*