miércoles 20 de marzo de 2019


Seguinos en:


Por Gabriel Gutiérrez

El Diagnóstico de la Semana

El Diagnóstico de la Semana

20 de agosto del año 2018

Compartir

Por Gabriel Gutiérrez || La semana que desembocó en el uno de los fines de semana largos más extraños de la historia, por ese inexplicable corrimiento de un feriado que debió celebrarse el viernes y no el lunes, terminó por brindar las ya acostumbradas buenas noticias al sector turístico que se volvió a ver impulsado con muy buenos números.

PANORAMA NACIONAL

El espectro político comienza los ensayos químicos en los laboratorios políticos de cara al 2019.  Todo el arco oposito, especialmente en el peronismo, busca colgarse de las desavenencias económicas de público conocimiento con la esperanza del milagro que le borre la memoria de los argentinos y surja de sus filas un nuevo inquilino para la Casa Rosada.

Por suerte para el Gobierno Nacional, y para los argentinos en general, esto parece cada vez más utópico y lejano cada día.  El escándalo de los Cuadernos del Chofer ha salpicado a la oposición de una manera inconmensurable.  Vanos son los intentos de los peronistas por despegarse y evitar salpicaduras.  Cada día que pasa las novedades y los nuevos arrepentidos no dejan suficiente tiempo para asimilar.

La fallida sesión en el Senado, ya no tan Honorable, para autorizar el allanamiento de propiedades de la ex jefa, y la negativa a legislar sobre la ley de extinción de dominio, confirmaron, no solo que la Justicia y la Política transitan por carriles separados y opuestos, sino que además hay garantes y cómplices de la impunidad mancillando la pretendida honorabilidad de la Cámara Alta.

La complicidad del peronismo quedó evidente en el hecho de que sólo tres provincias aportaron todo lo que tienen en la Cámara Alta para que no fracasara la sesión: Juan Manuel Urtubey (Salta), Juan Schiaretti (Córdoba) y Domingo Peppo (Chaco).

El peronismo se reagrupa, luego del fin de la intervención.  José Luis Gioja convocó a un festejo en el que, para disgusto de los llamados peronistas racionales, el kirchnerismo volvió a ocupar los curules de privilegio en la gran mesa.

De todas formas, parece que a pesar de los gobernadores que están dispuestos a presentarse en el 2019, ya hay varios q1ue están hablando en secreto con Cristina.  En el peronismo saben que Cristina ya les ganó.  Derrotó a Massa y a Randazzo en el 2017.  Y saben bien que ninguno podría enfrentarla en una interna debido al núcleo duro que aún conserva.  Por las dudas, nadie se le anima.   Hasta José Manuel de la Sota celebró un encuentro a escondidas con Máximo Kirchner.

Lo que por ahora preocupa a los jeques del peronismo son los números que dejaron los cuadernos en los sondeos de opinión.  Hoy por hoy, sintéticamente, la gente ve a Cristina más responsable de las coimas que a Julio De Vido.

Las diarias y cada vez más insólitas revelaciones sobre el escándalo de las coimas han salpicado hasta al prócer fundador del Frente para la Victoria, al punto de que el Congreso Ecuatoriano evalúa retirar la famosa estatua de bronce de Néstor Kirchner que aun decora la entrada a la sede de la UNASUR en ese país.

La corrupción en el modelo nacional y popular no fue patrimonio exclusivo de ninguno de los dos cónyuges, sino que por estas horas parece que se corre una carrera de inmoralidad, donde Cristina ya superó no solo a su marido sino al propio Julio De Vido.  Carlos Menem quedó como un corredor de karting frente a estos verdaderos gigantes de Fórmula Uno.

En este sondeo sobre las responsabilidades, Néstor Kirchner mantiene una pole position como el mentor o ideólogo de la red de corrupción.  Un 35,6% lo sindica como el responsable absoluto frente a un 15,5% de Cristina y un 10,4% de De Vido.

A Cristina le queda el consuelo de que hay un 25% que todavía pondría las manos en el fuego por ella y no le atribuye ningún grado de responsabilidad.  Sin embargo, hay un 52% que piensa que debe ser juzgada y condenada a prisión efectiva por su grado de responsabilidad en el escándalo de los sobornos.

Estos son los números que aun dan esperanza a Cambiemos, porque el campo de batalla y el adversario son los indicados para ganar un segundo mandato.

Esto es lo que hay al frente como alternativa a Cambiemos.  Una red de corrupción y complicidad que seguramente no superará el piso de popularidad que aún conserva la ex presidente.  Una pandilla de pseudocaudillos provinciales que avalaron, en su momento, todos los atropellos y latrocinios del kirchnerismo y del menemismo.   Estuvieron en el primero y luego se reciclaron en el segundo.  No se sabe de qué se podrían disfrazar ahora.

Comprometidos como están todos, sería raro que surja de esas filas un valiente que le plantee un desafío a Cristina.  Todos están con las manos sucias, y todos le deben algo.  Por eso el manto de impunidad que arrojaron sobre ella los gobernadores que instruyeron a sus senadores a no dar quorum para permitir que se le allanen las propiedades.

Ni Massa, uno de los primeros en dar el portazo, se salva ya que siempre que intenta levantar la cabeza propios y ajenos le recuerdan, de una manera o de otra, que él fue el Jefe de Gabinete de la mujer que traicionó para lanzarse de una intendencia a una candidatura presidencial.  Y para peor, figura en los cuadernos.

El argentino sabe esto muy bien.   Por eso votó como votó en el 2015.  Por eso en el 2017, a pesar de que las cosas no iban como nos gustaría a todos, volvió a darle un voto de confianza al presidente.  Y por eso mismo volverá a votar en el 2019.

El argentino no quiere ver a su país convertido en un satélite de Venezuela o Cuba ni mucho menos en un émulo de estos países.

PANORAMA PROVINCIAL

En Jujuy no cayó muy bien el ajuste a las provincias y municipios que implicará la eliminación del Fondo Federal Solidario más conocido como “el fondo de la soja”.

Tal como lo describió el intendente de Capital, Raúl “Chuli” Jorge, este recorte significa un “mazazo” para los municipios, sobre todo para aquellos que son medianos o pequeños, y en especial en un país donde 23 de las 24 provincias carecen de una ley de coparticipación.

Para Jujuy esto significará una cuantiosa pérdida de fondos que llegaban a los municipios para que se realicen obras.  Los municipios, tanto opositores como oficialistas, están en pie de guerra porque esto no solo significa menos obras, sino que ahora pasan a ser más dependientes de la arbitrariedad distributiva del gobierno provincial.

El mazazo alcanza también a muchas empresas del sector privado puesto que son las que efectivamente ejecutan la obra pública.  El súbito cambio en las reglas de juego se ha traducido en preocupación y malestar por la reducción de las expectativas.

La preocupación que se vive por estas horas, fue confirmada por el propio ministro de Hacienda de la Provincia, Carlos Sadir, quien se quejó porque en principio se esperaba que los anunciados ajustes se pongan en vigor recién el año que viene.  Con los recientes anuncios de Dujovne, el gobierno y los municipios tendrán ahora que evaluar cómo se terminarán algunas de las obras que estaban en ejecución.

Las recientes medidas adoptadas por el equipo económico nacional han vuelto a resentir un poco la cohesión de Cambiemos en todo el país, sobre todo en Jujuy.

El gobernador Gerardo Morales fue uno de los primeros en pegar el grito en el cielo por la eliminación del beneficio social por zona desfavorable en los sueldos de la Patagonia, Quebrada y Puna.  La eliminación del fondo sojero motivó la airada queja del intendente Jorge y la preocupación expresada por el ministro Sadir.

No estamos ante una rebelión, sino ante legítimas disidencias de parte de las autoridades que deben velar por el bienestar de sus provincias y municipios.  No podíamos esperar que el gobernador Gerardo Morales o el intendente “Chuli” Jorge permanezcan en silencio ante medidas que se toman en la idílica realidad de la capital sin tener en cuenta las realidades del interior profundo del país.

La disidencia dio sus frutos.  El gobierno nacional puso en suspenso, la eliminación del plus por zona desfavorable.  Esperemos que prime la cordura y se revea la situación del fondo de la soja, a pesar de que el presidente Macri ya dijo en Purmamarca que no había posibilidad de revisión.

Los intendentes no quieren ser reducidos a ser simples pagadores de sueldos.  Y por supuesto que expresar disidencia, sobre todo en defensa de la patria chica, no quiere decir de ninguna manera que se está sacando los pies del plato.

Lo que sí, la disidencia debería ser una alarma para evaluar en las reuniones de la mesa chica de Olivos.  Entre las prácticas saludables del presidente en particular, y de Cambiemos en general, es que hay apertura para escuchar razones, permitiéndose la autocrítica y la marcha atrás sobre aquello que se ha demostrado estar mal.   En más de una ocasión el presidente volvió sobre sus pasos.

Gracias a los antidemocráticos de siempre, la nueva visita del presidente Macri a nuestra provincia fue empañada por el accionar de un puñado de militantes que aún no entienden que perdieron en el 2015.  Lo insólito de toda la movida opositora es que, muchos de los grupúsculos que participaron de ella exigen la renuncia del presidente sin tener ni siquiera una mísera representación en algún cuerpo legislativo… aunque sea comunal.

Muy poco se pudo hablar de los asuntos importantes que trajeron al presidente nuevamente a Jujuy.  Oposición y medios de noticias parecían más interesados en los operativos policiales para contener a ese puñado de inadaptados, o a sobreenfatizar las malas noticias que transmitió el presidente, que en difundir y dar a conocer datos sobre el operativo de despliegue de fuerzas militares en la frontera como factor de peso en la lucha contra el narcotráfico.

Nuevamente Milagro Sala volvió a copar titulares principales, esta vez por las idas y vueltas en torno al lugar donde debe cumplir la detención domiciliaria mientras se sustancian las causas que pesan en su contra.

Luego de que el Juez Pullen Llermanos ordenara la semana pasada que Sala debía ser alojada en un establecimiento penitenciario de Salta, para garantizar su seguridad, la Corte Suprema libró un oficio para que la ex líder tupaquera sea trasladada nuevamente a la prisión domiciliaria que cumplía en su mansión del Dique La Ciénaga.  Al parecer el máximo tribunal del país sucumbió ante la presión ejercida por los organismos internacionales y por la huelga de hambre iniciada por Milagro Sala.

Las cifras que publica la DIPEC van en consonancia con lo que se percibe a nivel general de la población.  La inflación acumulada en Jujuy es 21,2% y una familia necesitó más de 20 mil pesos para no ser pobre.  Jujuy registró una inflación en julio de 4%, mientras que la media nacional fue 3.1% y regional 3.4%.  Las cifras, con más o menos margen de error respecto de las que publica el INDEC, parecen bastante cercanas a la realidad.

El panorama gremial en la semana fue protagonizado, mayormente, por el gremio docente universitario, ADIUNJU, que lleva ya semanas sin comenzar las clases.  Otros que presionan son los docentes de ADEP que inició una demanda en contra del Estado Provincial porque el Ministerio de Educación no liquidó el pago de bonificación por título docente por lo que adeuda a los trabajadores de la educación los meses de marzo, abril y mayo del corriente año, incumpliendo con acuerdos de la paritaria de marzo.

Fuera de ello, los gremios se concentraron en organizar el comité de bienvenida al presidente Macri.  Esta semana que se verá acotada por dos feriados seguramente tampoco dará muchas noticias gremiales para analizar, pero se espera que la semana que viene las cosas vuelvan a la normal conflictividad.

Terminamos la columna con las buenas noticias de los resultados exitosos del Ministerio de Turismo.  Este fin de semana largo volvió a arrojar cifras positivas al registrar una ocupación hotelera más que aceptable, estando fuera de temporada.  Las fiestas patronales y el Toreo de Vincha de Casabindo dieron la nota.  Este fin de semana largo que se avecina por los festejos del Éxodo Jujeño prometen una remontada del turismo netamente local.

Compartir

Por Gabriel Gutiérrez || La semana que desembocó en el uno de los fines de semana largos más extraños de la historia, por ese inexplicable corrimiento de un feriado que debió celebrarse el viernes y no el lunes, terminó por brindar las ya acostumbradas buenas noticias al sector turístico que se volvió a ver impulsado con muy buenos números.

PANORAMA NACIONAL

El espectro político comienza los ensayos químicos en los laboratorios políticos de cara al 2019.  Todo el arco oposito, especialmente en el peronismo, busca colgarse de las desavenencias económicas de público conocimiento con la esperanza del milagro que le borre la memoria de los argentinos y surja de sus filas un nuevo inquilino para la Casa Rosada.

Por suerte para el Gobierno Nacional, y para los argentinos en general, esto parece cada vez más utópico y lejano cada día.  El escándalo de los Cuadernos del Chofer ha salpicado a la oposición de una manera inconmensurable.  Vanos son los intentos de los peronistas por despegarse y evitar salpicaduras.  Cada día que pasa las novedades y los nuevos arrepentidos no dejan suficiente tiempo para asimilar.

La fallida sesión en el Senado, ya no tan Honorable, para autorizar el allanamiento de propiedades de la ex jefa, y la negativa a legislar sobre la ley de extinción de dominio, confirmaron, no solo que la Justicia y la Política transitan por carriles separados y opuestos, sino que además hay garantes y cómplices de la impunidad mancillando la pretendida honorabilidad de la Cámara Alta.

La complicidad del peronismo quedó evidente en el hecho de que sólo tres provincias aportaron todo lo que tienen en la Cámara Alta para que no fracasara la sesión: Juan Manuel Urtubey (Salta), Juan Schiaretti (Córdoba) y Domingo Peppo (Chaco).

El peronismo se reagrupa, luego del fin de la intervención.  José Luis Gioja convocó a un festejo en el que, para disgusto de los llamados peronistas racionales, el kirchnerismo volvió a ocupar los curules de privilegio en la gran mesa.

De todas formas, parece que a pesar de los gobernadores que están dispuestos a presentarse en el 2019, ya hay varios q1ue están hablando en secreto con Cristina.  En el peronismo saben que Cristina ya les ganó.  Derrotó a Massa y a Randazzo en el 2017.  Y saben bien que ninguno podría enfrentarla en una interna debido al núcleo duro que aún conserva.  Por las dudas, nadie se le anima.   Hasta José Manuel de la Sota celebró un encuentro a escondidas con Máximo Kirchner.

Lo que por ahora preocupa a los jeques del peronismo son los números que dejaron los cuadernos en los sondeos de opinión.  Hoy por hoy, sintéticamente, la gente ve a Cristina más responsable de las coimas que a Julio De Vido.

Las diarias y cada vez más insólitas revelaciones sobre el escándalo de las coimas han salpicado hasta al prócer fundador del Frente para la Victoria, al punto de que el Congreso Ecuatoriano evalúa retirar la famosa estatua de bronce de Néstor Kirchner que aun decora la entrada a la sede de la UNASUR en ese país.

La corrupción en el modelo nacional y popular no fue patrimonio exclusivo de ninguno de los dos cónyuges, sino que por estas horas parece que se corre una carrera de inmoralidad, donde Cristina ya superó no solo a su marido sino al propio Julio De Vido.  Carlos Menem quedó como un corredor de karting frente a estos verdaderos gigantes de Fórmula Uno.

En este sondeo sobre las responsabilidades, Néstor Kirchner mantiene una pole position como el mentor o ideólogo de la red de corrupción.  Un 35,6% lo sindica como el responsable absoluto frente a un 15,5% de Cristina y un 10,4% de De Vido.

A Cristina le queda el consuelo de que hay un 25% que todavía pondría las manos en el fuego por ella y no le atribuye ningún grado de responsabilidad.  Sin embargo, hay un 52% que piensa que debe ser juzgada y condenada a prisión efectiva por su grado de responsabilidad en el escándalo de los sobornos.

Estos son los números que aun dan esperanza a Cambiemos, porque el campo de batalla y el adversario son los indicados para ganar un segundo mandato.

Esto es lo que hay al frente como alternativa a Cambiemos.  Una red de corrupción y complicidad que seguramente no superará el piso de popularidad que aún conserva la ex presidente.  Una pandilla de pseudocaudillos provinciales que avalaron, en su momento, todos los atropellos y latrocinios del kirchnerismo y del menemismo.   Estuvieron en el primero y luego se reciclaron en el segundo.  No se sabe de qué se podrían disfrazar ahora.

Comprometidos como están todos, sería raro que surja de esas filas un valiente que le plantee un desafío a Cristina.  Todos están con las manos sucias, y todos le deben algo.  Por eso el manto de impunidad que arrojaron sobre ella los gobernadores que instruyeron a sus senadores a no dar quorum para permitir que se le allanen las propiedades.

Ni Massa, uno de los primeros en dar el portazo, se salva ya que siempre que intenta levantar la cabeza propios y ajenos le recuerdan, de una manera o de otra, que él fue el Jefe de Gabinete de la mujer que traicionó para lanzarse de una intendencia a una candidatura presidencial.  Y para peor, figura en los cuadernos.

El argentino sabe esto muy bien.   Por eso votó como votó en el 2015.  Por eso en el 2017, a pesar de que las cosas no iban como nos gustaría a todos, volvió a darle un voto de confianza al presidente.  Y por eso mismo volverá a votar en el 2019.

El argentino no quiere ver a su país convertido en un satélite de Venezuela o Cuba ni mucho menos en un émulo de estos países.

PANORAMA PROVINCIAL

En Jujuy no cayó muy bien el ajuste a las provincias y municipios que implicará la eliminación del Fondo Federal Solidario más conocido como “el fondo de la soja”.

Tal como lo describió el intendente de Capital, Raúl “Chuli” Jorge, este recorte significa un “mazazo” para los municipios, sobre todo para aquellos que son medianos o pequeños, y en especial en un país donde 23 de las 24 provincias carecen de una ley de coparticipación.

Para Jujuy esto significará una cuantiosa pérdida de fondos que llegaban a los municipios para que se realicen obras.  Los municipios, tanto opositores como oficialistas, están en pie de guerra porque esto no solo significa menos obras, sino que ahora pasan a ser más dependientes de la arbitrariedad distributiva del gobierno provincial.

El mazazo alcanza también a muchas empresas del sector privado puesto que son las que efectivamente ejecutan la obra pública.  El súbito cambio en las reglas de juego se ha traducido en preocupación y malestar por la reducción de las expectativas.

La preocupación que se vive por estas horas, fue confirmada por el propio ministro de Hacienda de la Provincia, Carlos Sadir, quien se quejó porque en principio se esperaba que los anunciados ajustes se pongan en vigor recién el año que viene.  Con los recientes anuncios de Dujovne, el gobierno y los municipios tendrán ahora que evaluar cómo se terminarán algunas de las obras que estaban en ejecución.

Las recientes medidas adoptadas por el equipo económico nacional han vuelto a resentir un poco la cohesión de Cambiemos en todo el país, sobre todo en Jujuy.

El gobernador Gerardo Morales fue uno de los primeros en pegar el grito en el cielo por la eliminación del beneficio social por zona desfavorable en los sueldos de la Patagonia, Quebrada y Puna.  La eliminación del fondo sojero motivó la airada queja del intendente Jorge y la preocupación expresada por el ministro Sadir.

No estamos ante una rebelión, sino ante legítimas disidencias de parte de las autoridades que deben velar por el bienestar de sus provincias y municipios.  No podíamos esperar que el gobernador Gerardo Morales o el intendente “Chuli” Jorge permanezcan en silencio ante medidas que se toman en la idílica realidad de la capital sin tener en cuenta las realidades del interior profundo del país.

La disidencia dio sus frutos.  El gobierno nacional puso en suspenso, la eliminación del plus por zona desfavorable.  Esperemos que prime la cordura y se revea la situación del fondo de la soja, a pesar de que el presidente Macri ya dijo en Purmamarca que no había posibilidad de revisión.

Los intendentes no quieren ser reducidos a ser simples pagadores de sueldos.  Y por supuesto que expresar disidencia, sobre todo en defensa de la patria chica, no quiere decir de ninguna manera que se está sacando los pies del plato.

Lo que sí, la disidencia debería ser una alarma para evaluar en las reuniones de la mesa chica de Olivos.  Entre las prácticas saludables del presidente en particular, y de Cambiemos en general, es que hay apertura para escuchar razones, permitiéndose la autocrítica y la marcha atrás sobre aquello que se ha demostrado estar mal.   En más de una ocasión el presidente volvió sobre sus pasos.

Gracias a los antidemocráticos de siempre, la nueva visita del presidente Macri a nuestra provincia fue empañada por el accionar de un puñado de militantes que aún no entienden que perdieron en el 2015.  Lo insólito de toda la movida opositora es que, muchos de los grupúsculos que participaron de ella exigen la renuncia del presidente sin tener ni siquiera una mísera representación en algún cuerpo legislativo… aunque sea comunal.

Muy poco se pudo hablar de los asuntos importantes que trajeron al presidente nuevamente a Jujuy.  Oposición y medios de noticias parecían más interesados en los operativos policiales para contener a ese puñado de inadaptados, o a sobreenfatizar las malas noticias que transmitió el presidente, que en difundir y dar a conocer datos sobre el operativo de despliegue de fuerzas militares en la frontera como factor de peso en la lucha contra el narcotráfico.

Nuevamente Milagro Sala volvió a copar titulares principales, esta vez por las idas y vueltas en torno al lugar donde debe cumplir la detención domiciliaria mientras se sustancian las causas que pesan en su contra.

Luego de que el Juez Pullen Llermanos ordenara la semana pasada que Sala debía ser alojada en un establecimiento penitenciario de Salta, para garantizar su seguridad, la Corte Suprema libró un oficio para que la ex líder tupaquera sea trasladada nuevamente a la prisión domiciliaria que cumplía en su mansión del Dique La Ciénaga.  Al parecer el máximo tribunal del país sucumbió ante la presión ejercida por los organismos internacionales y por la huelga de hambre iniciada por Milagro Sala.

Las cifras que publica la DIPEC van en consonancia con lo que se percibe a nivel general de la población.  La inflación acumulada en Jujuy es 21,2% y una familia necesitó más de 20 mil pesos para no ser pobre.  Jujuy registró una inflación en julio de 4%, mientras que la media nacional fue 3.1% y regional 3.4%.  Las cifras, con más o menos margen de error respecto de las que publica el INDEC, parecen bastante cercanas a la realidad.

El panorama gremial en la semana fue protagonizado, mayormente, por el gremio docente universitario, ADIUNJU, que lleva ya semanas sin comenzar las clases.  Otros que presionan son los docentes de ADEP que inició una demanda en contra del Estado Provincial porque el Ministerio de Educación no liquidó el pago de bonificación por título docente por lo que adeuda a los trabajadores de la educación los meses de marzo, abril y mayo del corriente año, incumpliendo con acuerdos de la paritaria de marzo.

Fuera de ello, los gremios se concentraron en organizar el comité de bienvenida al presidente Macri.  Esta semana que se verá acotada por dos feriados seguramente tampoco dará muchas noticias gremiales para analizar, pero se espera que la semana que viene las cosas vuelvan a la normal conflictividad.

Terminamos la columna con las buenas noticias de los resultados exitosos del Ministerio de Turismo.  Este fin de semana largo volvió a arrojar cifras positivas al registrar una ocupación hotelera más que aceptable, estando fuera de temporada.  Las fiestas patronales y el Toreo de Vincha de Casabindo dieron la nota.  Este fin de semana largo que se avecina por los festejos del Éxodo Jujeño prometen una remontada del turismo netamente local.


Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*

*