viernes 28 de febrero de 2020


Seguinos en:


Carta al Director: Discriminación en Jujuy

Carta al Director: Discriminación en Jujuy

Opinión

24 de agosto del año 2015

Por Cómodo Maltés || En  Agosto del corriente año llamó la atención del público en general las declaraciones del humorista denominado Miguel del Sel quien afirmó: “m…. que hay que hay que encontrar un rubio de ojos celestes aquí en Jujuy”, durante su visita a nuestra provincia.

Más  allá de simpatizar, o no, con el proyecto del PRO y sus referentes, claro está que el impacto que produjeron tales declaraciones repercutieron en  muchos de sus potenciales votantes en las elecciones PASO. Las declaraciones desafortunadas  no fueron tomadas con el humor que a lo mejor se pretendía.

Ahora bien, si hilvanamos otra serie de situaciones que sobresalieron  en el mismo mes, como la pésima atención del SAME, cuando en una comunicación telefónica se  calificó despectivamente a una mujer con su hija en estado de emergencia, utilizando la palabra “coya”.  Este agente del SAME no advirtió que su voz se escucharía hasta en algunos canales de tv abierta nacional.

Así también, cuando el mismísimo Gobernador Eduardo Fellner, en un acto en el estadio 23 de Agosto, al que concurrieron mayoritariamente integrantes de la agrupación Tupac Amaru, señaló  que “la provincia no puede ser dejada de lado”, como se lo ha hecho muchas veces,  agrego yo, del proyecto nacional y popular que  se difunde por muchos medios.

El ex líder de la banda de Rock “Ratones paranoicos”   llamado “Juanse” también se refirió despectivamente a la población jujeña, luego de la denuncia en su contra por  abuso sexual, cuando señaló a un reconocido diario:  ”La mina más alta es como esta parrilla… Esta parrilla es más linda, y no hablo de belleza, sino del estado en el que estaban todos…” dichos que produjeron la convocatoria del INADI  por sus polémicas declaraciones.

Todo esto, por nombrar algunas  nada más; entenderemos que el tema en cuestión no ha sido superado y aún más, está lejos de ello.

Según veo yo, es la existencia de  una deliberada discriminación entre nosotros los mismos jujeños, como así también  desde  Nación para con la Provincia de Jujuy.

Tanto es así que, al percatarnos de  estos pequeños detalles, cuando se los asocia convergen, dando como resultado una visión panorámica que en su apariencia serían solo casos aislados minimizados.

Entonces podríamos decir que existe un  problema, con lo cual, esta sutil preferencia  vendría a explicar porque JUJUY es una de las provincias más atrasadas en todos los ámbitos. Más también nosotros mismos somos los responsables principales.

Sin  ánimos de crear revancha o rivalidad,  se pretende  realizar una reflexión acerca de esta discapacidad social, progresivamente tornándose  una constante, ya que existen antecedentes de estos sucesos en nuestro territorio.

Nosotros los jujeños debemos retomar y rescatar nuestras tradiciones en tanto como tradición fueron entre otras, la práctica de las  virtudes como la tolerancia, el respeto y la paciencia; el despojarnos del prejuicio, la soberbia y la arrogancia. Dicho de modo distinto, procurar alcanzar cultivando la  verdadera sabiduría,   olvidada, pues estamos muy ocupados en esta especie de carrera a la conquista del éxito materialista.

Aquellos pueblos  triunfadores  respetaron la esencia de sus tradiciones, pues los que la olvidan están condenados a repetir sus errores permanentemente,  verdad que cualquier estudioso de la Historia puede corroborar.

Desde este humilde lugar quiero subrayar esta idea, a esta altura obvia, y por el mismo motivo irrespetada, reivindicándola como una de las claves del éxito, al menos desde mi particular punto de vista.

Por Cómodo Maltés || En  Agosto del corriente año llamó la atención del público en general las declaraciones del humorista denominado Miguel del Sel quien afirmó: “m…. que hay que hay que encontrar un rubio de ojos celestes aquí en Jujuy”, durante su visita a nuestra provincia.

Más  allá de simpatizar, o no, con el proyecto del PRO y sus referentes, claro está que el impacto que produjeron tales declaraciones repercutieron en  muchos de sus potenciales votantes en las elecciones PASO. Las declaraciones desafortunadas  no fueron tomadas con el humor que a lo mejor se pretendía.

Ahora bien, si hilvanamos otra serie de situaciones que sobresalieron  en el mismo mes, como la pésima atención del SAME, cuando en una comunicación telefónica se  calificó despectivamente a una mujer con su hija en estado de emergencia, utilizando la palabra “coya”.  Este agente del SAME no advirtió que su voz se escucharía hasta en algunos canales de tv abierta nacional.

Así también, cuando el mismísimo Gobernador Eduardo Fellner, en un acto en el estadio 23 de Agosto, al que concurrieron mayoritariamente integrantes de la agrupación Tupac Amaru, señaló  que “la provincia no puede ser dejada de lado”, como se lo ha hecho muchas veces,  agrego yo, del proyecto nacional y popular que  se difunde por muchos medios.

El ex líder de la banda de Rock “Ratones paranoicos”   llamado “Juanse” también se refirió despectivamente a la población jujeña, luego de la denuncia en su contra por  abuso sexual, cuando señaló a un reconocido diario:  ”La mina más alta es como esta parrilla… Esta parrilla es más linda, y no hablo de belleza, sino del estado en el que estaban todos…” dichos que produjeron la convocatoria del INADI  por sus polémicas declaraciones.

Todo esto, por nombrar algunas  nada más; entenderemos que el tema en cuestión no ha sido superado y aún más, está lejos de ello.

Según veo yo, es la existencia de  una deliberada discriminación entre nosotros los mismos jujeños, como así también  desde  Nación para con la Provincia de Jujuy.

Tanto es así que, al percatarnos de  estos pequeños detalles, cuando se los asocia convergen, dando como resultado una visión panorámica que en su apariencia serían solo casos aislados minimizados.

Entonces podríamos decir que existe un  problema, con lo cual, esta sutil preferencia  vendría a explicar porque JUJUY es una de las provincias más atrasadas en todos los ámbitos. Más también nosotros mismos somos los responsables principales.

Sin  ánimos de crear revancha o rivalidad,  se pretende  realizar una reflexión acerca de esta discapacidad social, progresivamente tornándose  una constante, ya que existen antecedentes de estos sucesos en nuestro territorio.

Nosotros los jujeños debemos retomar y rescatar nuestras tradiciones en tanto como tradición fueron entre otras, la práctica de las  virtudes como la tolerancia, el respeto y la paciencia; el despojarnos del prejuicio, la soberbia y la arrogancia. Dicho de modo distinto, procurar alcanzar cultivando la  verdadera sabiduría,   olvidada, pues estamos muy ocupados en esta especie de carrera a la conquista del éxito materialista.

Aquellos pueblos  triunfadores  respetaron la esencia de sus tradiciones, pues los que la olvidan están condenados a repetir sus errores permanentemente,  verdad que cualquier estudioso de la Historia puede corroborar.

Desde este humilde lugar quiero subrayar esta idea, a esta altura obvia, y por el mismo motivo irrespetada, reivindicándola como una de las claves del éxito, al menos desde mi particular punto de vista.


Comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: