martes 17 de julio de 2018


Seguinos en:


mala calificación

Argentina pasará otro año sin calificar como mercado emergente y seguirá como “de frontera”

Argentina pasará otro año sin calificar como mercado emergente y seguirá como “de frontera”

El miércoles, el MSCI determinará que el mercado local deberá esperar un año más para ser una economía emergente

18 de junio del año 2018

Compartir

MSCI, la empresa dedicada a calificar los mercados financieros del mundo, no le repondrá la etiqueta de “Economía emergente” a la Argentina el miércoles, tal como espera desde hace meses el Gobierno. Esa calificadora seguirá considerando al mercado local como una “Economía de frontera”, la etiqueta que, según dijo varias veces el hoy titular del Banco Central Luis Caputo, le impide a fondos de inversión institucionales del mundo comprar acciones o títulos argentinos.

La información circula como un rumor desde hace varios días entre los banqueros argentinos y fue confirmada a este diario por una fuente que conoce de primera mano la decisión de MSCI.

El Gobierno esperó durante largo tiempo la información contraria. La calificación de “mercado de frontera” fue, incluso, una de las justificaciones que esgrimió el Gobierno para explicar la pereza de los inversores del mundo para girar fondos hacia la Argentina.

El oficialismo también argumentó que era necesaria la reforma del mercado de capitales local para que MSCI reconsiderara su posición. Por eso, la Casa Rosada celebró como un triunfo la sanción de la Ley de Financiamiento Productivo ocurrida hace apenas 40 días, en la misma sesión en que se trató el tope a la suba de tarifas, luego vetada por el Presidente.

Fue el propio Caputo quien envió ese proyecto de ley al Congreso en noviembre del año pasado y cuando fue aprobada explicó una de las recuperaciones del Merval en medio de la crisis cambiaria.

La Argentina había sido separada del índice de los mercados emergentes de Morgan Stanley -la antecesora de MSCI- en febrero de 2009 e inscripta en la lista de economías de frontera. En 2014, incluso, cuando el declive de la economía del kirchnerismo ya se había convertido en irreversible, se anunció que la Argentina sería borrada de esa categoría subalterna y dejaría de ser calificada.

Ahora, cuando se anuncie el resultado de las consultas a los analistas de MSCI, la Argentina deberá esperar un año entero para que sus mercados sean sometidos otra vez a la recalificación.

La de MSCI no será la única noticia importante para la economía argentina que se conocerá el miércoles, un día sin actividad financiera por el feriado del Día de la Bandera. En Washington, los miembros del directorio del Fondo Monetario Internacional otorgarán el crédito de US$ 50.000 millones para la Argentina, cuyo primer envío de US$ 15.000 millones se acreditará el viernes, según aseguran en el Banco Central. Esa clase de sesiones del Fondo no suelen ser tranquilas.

Hay países que todavía guardan recelos hacia la Argentina y ese día será la oportunidad de dejarlos impresos en las actas. Las turbulencias de los últimos días generarán preocupaciones adicionales en funcionarios que ya le advirtieron a los enviados argentinos que no quieren que los fondos de un stand by -una línea de préstamos pensada como reaseguro frente a crisis y con revisiones puntillosas- se usen para vender en el mercado como forma de contener al dólar. Está claro, sin embargo, que el FMI ya no quiere ser visto en el mundo como el organismo que acelera las crisis sino como un banco preocupado por la situación social en las naciones en problemas.

Compartir

MSCI, la empresa dedicada a calificar los mercados financieros del mundo, no le repondrá la etiqueta de “Economía emergente” a la Argentina el miércoles, tal como espera desde hace meses el Gobierno. Esa calificadora seguirá considerando al mercado local como una “Economía de frontera”, la etiqueta que, según dijo varias veces el hoy titular del Banco Central Luis Caputo, le impide a fondos de inversión institucionales del mundo comprar acciones o títulos argentinos.

La información circula como un rumor desde hace varios días entre los banqueros argentinos y fue confirmada a este diario por una fuente que conoce de primera mano la decisión de MSCI.

El Gobierno esperó durante largo tiempo la información contraria. La calificación de “mercado de frontera” fue, incluso, una de las justificaciones que esgrimió el Gobierno para explicar la pereza de los inversores del mundo para girar fondos hacia la Argentina.

El oficialismo también argumentó que era necesaria la reforma del mercado de capitales local para que MSCI reconsiderara su posición. Por eso, la Casa Rosada celebró como un triunfo la sanción de la Ley de Financiamiento Productivo ocurrida hace apenas 40 días, en la misma sesión en que se trató el tope a la suba de tarifas, luego vetada por el Presidente.

Fue el propio Caputo quien envió ese proyecto de ley al Congreso en noviembre del año pasado y cuando fue aprobada explicó una de las recuperaciones del Merval en medio de la crisis cambiaria.

La Argentina había sido separada del índice de los mercados emergentes de Morgan Stanley -la antecesora de MSCI- en febrero de 2009 e inscripta en la lista de economías de frontera. En 2014, incluso, cuando el declive de la economía del kirchnerismo ya se había convertido en irreversible, se anunció que la Argentina sería borrada de esa categoría subalterna y dejaría de ser calificada.

Ahora, cuando se anuncie el resultado de las consultas a los analistas de MSCI, la Argentina deberá esperar un año entero para que sus mercados sean sometidos otra vez a la recalificación.

La de MSCI no será la única noticia importante para la economía argentina que se conocerá el miércoles, un día sin actividad financiera por el feriado del Día de la Bandera. En Washington, los miembros del directorio del Fondo Monetario Internacional otorgarán el crédito de US$ 50.000 millones para la Argentina, cuyo primer envío de US$ 15.000 millones se acreditará el viernes, según aseguran en el Banco Central. Esa clase de sesiones del Fondo no suelen ser tranquilas.

Hay países que todavía guardan recelos hacia la Argentina y ese día será la oportunidad de dejarlos impresos en las actas. Las turbulencias de los últimos días generarán preocupaciones adicionales en funcionarios que ya le advirtieron a los enviados argentinos que no quieren que los fondos de un stand by -una línea de préstamos pensada como reaseguro frente a crisis y con revisiones puntillosas- se usen para vender en el mercado como forma de contener al dólar. Está claro, sin embargo, que el FMI ya no quiere ser visto en el mundo como el organismo que acelera las crisis sino como un banco preocupado por la situación social en las naciones en problemas.


Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*

*