miércoles 17 de enero de 2018


Seguinos en:


HUÍAN DE LA CRISIS

Ahora hay balseros venezolanos: 4 muertos y 6 desaparecidos frente a Curazao

Ahora hay balseros venezolanos: 4 muertos y 6 desaparecidos frente a Curazao

Iban en un bote precario que se hundió frente a Curazao, su destino. Llevaba a 20 personas. El éxodo por la crisis involucra ya a más de tres millones de venezolanos.

12 de enero del año 2018


La huida desesperada de los venezolanos por la crisis terminal que acorrala a ese país desencadenó una tragedia inusual las últimas horas con la muerte de 4 “balseros” y la desaparición de al menos otros seis que intentaban llegar a las costas de Curazao en una precaria embarcación. El naufragio, al estilo de los célebres intentos de huida de los cubanos o de los refugiados que zozobran en el Mediterráneo, se produjo a unos 50 kilómetros al norte de Venezuela frente a la localidad isleña de Koraal Tabak. Los cadáveres hallados hasta ahora son de dos mujeres y dos hombres.

Según los testimonios de los sobrevivientes, la embarcación de tipo pesquera y en estado muy precario llevaba alrededor de 20 personas que habían partido del estado venezolano de Falcón y pagado a traficantes por ese viaje a todo riesgo.

Quienes lograron alcanzar la costa están ahora en manos de las autoridades de la Guardia Costera de Curazao. Los pedazos de la barca aparecieron sobre la playa. Fuentes periodísticas en Curazao indican que habría otros seis desaparecidos. El vocero de la policía de esa isla, Reginal Huggings, dijo que durante las últimas semanas la Guardia Costera interceptó varia embarcaciones provenientes de Venezuela con personas que intentaron entrar ilegalmente.

Es la primera vez que se produce un episodio de este tipo con tal cantidad de venezolanos, lo que indica la agudización de la crisis. En marzo de 2016, hubo un hecho similar pero involucró a una sola persona que murió en el intento y su cadáver fue hallado en la isla de Aruba. El naufragio se produjo en medio del cierre de fronteras marítimas y aéreas, que decretó unilateralmente el régimen de Nicolás Maduro a las tres islas neerlandesas de Aruba, Bonaire y Curazao, por presunto contrabando de alimentos y otras mercaderías. La gente más humilde usaba hasta ahora esas rutas para salir del país.

Luis Stefanelli, diputado opositor y vicepresidente de la Comisión de Política Interior, dijo que entre los pasajeros de la embarcación naufragada había menores de edad. Y, según sus informes, había treinta y no veinte pasajeros en la precaria embarcación. “Iban en condición de inmigrantes ilegales y cada uno de ellos pagó aproximadamente100 dólares para ser llevados a la isla de Aruba”, que era su destino final, indicó el legislador opositor venezolano.

La aguda crisis de escasez e inflación que envuelve al país caribeño es lo que impulsa a los venezolanos más pobres a intentar sumarse al éxodo de sus compatriotas más afortunados que pudieron marcharse por avión. Pero, el costo de un pasaje aéreo equivale a 17 años de sueldo básico. Es así que muchos escapan por tierra, algunos incluso en motocicletas o autobuses con destino a Colombia o más al sur, a Argentina, Brasil y Chile. La alternativa de salir por mar no era frecuente hasta ahora.

Suman ya más de tres millones los venezolanos que se han marchado en un período realmente breve. La premier de Aruba, Evelyn Wever-Croes, explicitó la fuerza de ese éxodo: de una población de poco más de 100 mil personas, 12.000 son venezolanos en situación irregular.

La economía venezolana entró en fuerte colapso en los últimos años desde el último período que gobernó Hugo Chávez, quien murió en marzo de 2013. Su sucesor Maduro amplificó la emisión de dinero para financiar un déficit fiscal de dos dígitos, pero la situación empeoró con la caída en vertical del precio del petróleo, el principal insumo de exportación y recolección de divisas del experimento bolivariano. La ausencia de ingresos pegó primero en la falta creciente de alimentos, medicinas y otros productos de primera necesidad. Luego, la emisión espuria disparó una inflación que se sumó al estancamiento de la economía. El año pasado el país entró en hiperinflación y el índice anual cerró con una estraordinaria alza de 2.616%, la mayor de la región y una de las más altas del mundo.

El gobierno de Maduro niega la crisis y atribuye las calamidades del país a una guerra económica lanzada por EE.UU. Lo cierto es que Norteamérica es el principal socio comercial de Venezuela y el mayor cliente del petróleo del Orinoco.

La alianza opositora MUD culpó al régimen por la tragedia en un comunicado en el cual sostiene que los muertos son “víctimas de Maduro … El hambre y la necesidad de nuestros niños y de nuestras familias no puede ni debe esperar, nuestros hermanos no pueden seguir muriendo por la tozudez de este régimen”.

La oposición avisó al gobierno del presidente dominicano Danilo Media, anfitrión de una fallida ronda de diálogo entre el chavismo y la oposición, “sobre la responsabilidad ineludible de Nicolás Maduro y su régimen en estos lamentables fallecimientos”. “Otro milagro de la ‘revolución venezolana’. Emulando al mar de la felicidad de Cuba, Venezuela ya tiene oficialmente balseros muertos en su travesía para llegar a Aruba”, escribió un usuario de Twitter. “Ya Venezuela pagó su primera cuota de balseros”, añadió el líder opositor Enrique Aristeguieta Grakcko.

La huida desesperada de los venezolanos por la crisis terminal que acorrala a ese país desencadenó una tragedia inusual las últimas horas con la muerte de 4 “balseros” y la desaparición de al menos otros seis que intentaban llegar a las costas de Curazao en una precaria embarcación. El naufragio, al estilo de los célebres intentos de huida de los cubanos o de los refugiados que zozobran en el Mediterráneo, se produjo a unos 50 kilómetros al norte de Venezuela frente a la localidad isleña de Koraal Tabak. Los cadáveres hallados hasta ahora son de dos mujeres y dos hombres.

Según los testimonios de los sobrevivientes, la embarcación de tipo pesquera y en estado muy precario llevaba alrededor de 20 personas que habían partido del estado venezolano de Falcón y pagado a traficantes por ese viaje a todo riesgo.

Quienes lograron alcanzar la costa están ahora en manos de las autoridades de la Guardia Costera de Curazao. Los pedazos de la barca aparecieron sobre la playa. Fuentes periodísticas en Curazao indican que habría otros seis desaparecidos. El vocero de la policía de esa isla, Reginal Huggings, dijo que durante las últimas semanas la Guardia Costera interceptó varia embarcaciones provenientes de Venezuela con personas que intentaron entrar ilegalmente.

Es la primera vez que se produce un episodio de este tipo con tal cantidad de venezolanos, lo que indica la agudización de la crisis. En marzo de 2016, hubo un hecho similar pero involucró a una sola persona que murió en el intento y su cadáver fue hallado en la isla de Aruba. El naufragio se produjo en medio del cierre de fronteras marítimas y aéreas, que decretó unilateralmente el régimen de Nicolás Maduro a las tres islas neerlandesas de Aruba, Bonaire y Curazao, por presunto contrabando de alimentos y otras mercaderías. La gente más humilde usaba hasta ahora esas rutas para salir del país.

Luis Stefanelli, diputado opositor y vicepresidente de la Comisión de Política Interior, dijo que entre los pasajeros de la embarcación naufragada había menores de edad. Y, según sus informes, había treinta y no veinte pasajeros en la precaria embarcación. “Iban en condición de inmigrantes ilegales y cada uno de ellos pagó aproximadamente100 dólares para ser llevados a la isla de Aruba”, que era su destino final, indicó el legislador opositor venezolano.

La aguda crisis de escasez e inflación que envuelve al país caribeño es lo que impulsa a los venezolanos más pobres a intentar sumarse al éxodo de sus compatriotas más afortunados que pudieron marcharse por avión. Pero, el costo de un pasaje aéreo equivale a 17 años de sueldo básico. Es así que muchos escapan por tierra, algunos incluso en motocicletas o autobuses con destino a Colombia o más al sur, a Argentina, Brasil y Chile. La alternativa de salir por mar no era frecuente hasta ahora.

Suman ya más de tres millones los venezolanos que se han marchado en un período realmente breve. La premier de Aruba, Evelyn Wever-Croes, explicitó la fuerza de ese éxodo: de una población de poco más de 100 mil personas, 12.000 son venezolanos en situación irregular.

La economía venezolana entró en fuerte colapso en los últimos años desde el último período que gobernó Hugo Chávez, quien murió en marzo de 2013. Su sucesor Maduro amplificó la emisión de dinero para financiar un déficit fiscal de dos dígitos, pero la situación empeoró con la caída en vertical del precio del petróleo, el principal insumo de exportación y recolección de divisas del experimento bolivariano. La ausencia de ingresos pegó primero en la falta creciente de alimentos, medicinas y otros productos de primera necesidad. Luego, la emisión espuria disparó una inflación que se sumó al estancamiento de la economía. El año pasado el país entró en hiperinflación y el índice anual cerró con una estraordinaria alza de 2.616%, la mayor de la región y una de las más altas del mundo.

El gobierno de Maduro niega la crisis y atribuye las calamidades del país a una guerra económica lanzada por EE.UU. Lo cierto es que Norteamérica es el principal socio comercial de Venezuela y el mayor cliente del petróleo del Orinoco.

La alianza opositora MUD culpó al régimen por la tragedia en un comunicado en el cual sostiene que los muertos son “víctimas de Maduro … El hambre y la necesidad de nuestros niños y de nuestras familias no puede ni debe esperar, nuestros hermanos no pueden seguir muriendo por la tozudez de este régimen”.

La oposición avisó al gobierno del presidente dominicano Danilo Media, anfitrión de una fallida ronda de diálogo entre el chavismo y la oposición, “sobre la responsabilidad ineludible de Nicolás Maduro y su régimen en estos lamentables fallecimientos”. “Otro milagro de la ‘revolución venezolana’. Emulando al mar de la felicidad de Cuba, Venezuela ya tiene oficialmente balseros muertos en su travesía para llegar a Aruba”, escribió un usuario de Twitter. “Ya Venezuela pagó su primera cuota de balseros”, añadió el líder opositor Enrique Aristeguieta Grakcko.


Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*

*