jueves 16 de agosto de 2018


Seguinos en:


un asco

Acceso al Barrio de Prensa es una cloaca a cielo abierto

Acceso al Barrio de Prensa es una cloaca a cielo abierto

7 de mayo del año 2018

Compartir

Hace bastante tiempo Atrás, Agua de Los Andes realizó algunas reparaciones en la intersección de avenida Flor de Pago y Walter Abascal, para lo que se debió picar  y remover parte de la cinta de concreto de la acera.

Luego de las reparaciones, supuestamente se debió reparar la parte que tuvo que ser destruida.  Sin embargo nunca se lo hizo.   Simplemente, de vez en cuando le echan un poco de ripio como para emparejar, y listo.

El problema es que la Avenida Flor de Pago tiene una importan te pendiente, y por sus acequias siempre, aunque no llueva, circulan aguas servidas que van a desembocar a un arroyo de la zona.

Estas acequias lavan el ripio en cuestión de horas a veces y es como si nada hubiera pasado, y se estanca el agua justo aquí, formando una nauseabunda laguna que afea y desvaloriza toda la obra que significó la pavimentación de la Avenida y los trabajos de vereda que se están realizando.

Es urgente que se termine de reparar el pedazo de acera que falta para evitar la formación de este verdadero foco infeccioso que ofrece el perfecto caldo de cultivo para la cría de mosquitos transmisores de dengue, zika y chukungunya.

No solo por la cuestión estética y de salud, sino también porque el desnivel ha dañado ya muchos automóviles

 

Compartir

Hace bastante tiempo Atrás, Agua de Los Andes realizó algunas reparaciones en la intersección de avenida Flor de Pago y Walter Abascal, para lo que se debió picar  y remover parte de la cinta de concreto de la acera.

Luego de las reparaciones, supuestamente se debió reparar la parte que tuvo que ser destruida.  Sin embargo nunca se lo hizo.   Simplemente, de vez en cuando le echan un poco de ripio como para emparejar, y listo.

El problema es que la Avenida Flor de Pago tiene una importan te pendiente, y por sus acequias siempre, aunque no llueva, circulan aguas servidas que van a desembocar a un arroyo de la zona.

Estas acequias lavan el ripio en cuestión de horas a veces y es como si nada hubiera pasado, y se estanca el agua justo aquí, formando una nauseabunda laguna que afea y desvaloriza toda la obra que significó la pavimentación de la Avenida y los trabajos de vereda que se están realizando.

Es urgente que se termine de reparar el pedazo de acera que falta para evitar la formación de este verdadero foco infeccioso que ofrece el perfecto caldo de cultivo para la cría de mosquitos transmisores de dengue, zika y chukungunya.

No solo por la cuestión estética y de salud, sino también porque el desnivel ha dañado ya muchos automóviles

 


Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*

*