martes 18 de septiembre de 2018


Seguinos en:


¿QUIÉN CONTROLA?

Abandano y peligro en rutas de Palpalá

Abandano y peligro en rutas de Palpalá

Es deplorable el estado de abandono y falta de mantenimiento que presentan las rutas jujeñas.

8 de marzo del año 2018

Compartir

En este caso, un vecino de Palpalá nos hizo llegar estas imágenes sobre el estado en que se encuentran los accesos y salidas del Derivador Ruta 1- Ruta 21.

Estás márgenes presentan una falta de mantenimiento que lleva meses. La altura de los yuyos  y la floración son prueba irrefutable de que es así.  Merced a ello se puede observar estos pastizales crecieron tanto al punto de dificultar la visión del automovilista constituyendo un verdadero peligro. En otros sectores es tan obvio y descarado el nulo mantenimiento que no se puede ver el guardariel.

Supuestamente hay empresas a las que el Gobierno de la Provincia les paga mes a mes para que realicen el mantenimiento de las rutas. Son varias las que tienen este tipo de concesiones, y cobran muy buen dinero por mantener las rutas en un estado óptimo y aceptable.

Sin embargo, con estas imágenes podemos ver que hay un abandono total. No solo la empresa concesionaria del mantenimiento no lo realiza, sino que la autoridad de aplicación no controla ni apura a la concesionaria, y uno se pregunta ¿quién le entrega las certificaciones a esta empresa para que pueda cobrar?

Este es otro lugar por donde se puede aplicar la austeridad. Empresa que no cumple, empresa que pierde la concesión… y se busca alguna que cumpla.

Los automovilistas se quejan de la escasa visibilidad que provocan estos pastizales y el riesgo que corren los vehículos de quienes no conocen la ruta, ya que si alguien desearía detenerse en la banquina, no podría ver los guardarieles y dañar severamente el vehículo.

¿Será una cuestión de simple desidia, incapacidad para encontrar mano de obra, o de viveza criolla?  Lo cierto es que los concesionarios reciben sumas millonarias anuales por este trabajo que se comprometieron a realizar, y generalmente lo hacen sobrecargando de trabajo a unos pocos peones, quedándose con la verdadera parte del león.

Muchos de los procesos licitatorios están sospechados de estar armados “a medida” y de ser poco transparentes.  Si bien, esto no debería ser así, si le vamos a dar trabajo “a los amigos”, por lo menos que sean buenos amigos y cumplan con lo que prometieron… que hagan quedar bien a los amigos que les dieron esa posibilidad que, muchas veces, parece vedada a la gente seria que SI quiere trabajar.

Eso si, en honor a la verdad hay que resaltar que muchas de estas concesiones son heredadas de la gestión anterior.  Y hay que aplicarles la misma lógica y tratamiento que a las cooperativas de las organizaciones sociales de otra manera estarían justificadas las críticas que señalan que hay tratos diferenciales y privilegiados para algunos, y que la rigurosidad y el peso de la ley se aplica según la cara.

Compartir

En este caso, un vecino de Palpalá nos hizo llegar estas imágenes sobre el estado en que se encuentran los accesos y salidas del Derivador Ruta 1- Ruta 21.

Estás márgenes presentan una falta de mantenimiento que lleva meses. La altura de los yuyos  y la floración son prueba irrefutable de que es así.  Merced a ello se puede observar estos pastizales crecieron tanto al punto de dificultar la visión del automovilista constituyendo un verdadero peligro. En otros sectores es tan obvio y descarado el nulo mantenimiento que no se puede ver el guardariel.

Supuestamente hay empresas a las que el Gobierno de la Provincia les paga mes a mes para que realicen el mantenimiento de las rutas. Son varias las que tienen este tipo de concesiones, y cobran muy buen dinero por mantener las rutas en un estado óptimo y aceptable.

Sin embargo, con estas imágenes podemos ver que hay un abandono total. No solo la empresa concesionaria del mantenimiento no lo realiza, sino que la autoridad de aplicación no controla ni apura a la concesionaria, y uno se pregunta ¿quién le entrega las certificaciones a esta empresa para que pueda cobrar?

Este es otro lugar por donde se puede aplicar la austeridad. Empresa que no cumple, empresa que pierde la concesión… y se busca alguna que cumpla.

Los automovilistas se quejan de la escasa visibilidad que provocan estos pastizales y el riesgo que corren los vehículos de quienes no conocen la ruta, ya que si alguien desearía detenerse en la banquina, no podría ver los guardarieles y dañar severamente el vehículo.

¿Será una cuestión de simple desidia, incapacidad para encontrar mano de obra, o de viveza criolla?  Lo cierto es que los concesionarios reciben sumas millonarias anuales por este trabajo que se comprometieron a realizar, y generalmente lo hacen sobrecargando de trabajo a unos pocos peones, quedándose con la verdadera parte del león.

Muchos de los procesos licitatorios están sospechados de estar armados “a medida” y de ser poco transparentes.  Si bien, esto no debería ser así, si le vamos a dar trabajo “a los amigos”, por lo menos que sean buenos amigos y cumplan con lo que prometieron… que hagan quedar bien a los amigos que les dieron esa posibilidad que, muchas veces, parece vedada a la gente seria que SI quiere trabajar.

Eso si, en honor a la verdad hay que resaltar que muchas de estas concesiones son heredadas de la gestión anterior.  Y hay que aplicarles la misma lógica y tratamiento que a las cooperativas de las organizaciones sociales de otra manera estarían justificadas las críticas que señalan que hay tratos diferenciales y privilegiados para algunos, y que la rigurosidad y el peso de la ley se aplica según la cara.


Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*

*