09-12-16 |

Jujeños: a no cagarse… memoria

Comentarios

0

Por Benjamín Urdemales //   Horas decisivas vivimos los jujeños en medio de un ataque de la izquierda trasnochada y el kirchnerismo recalcitrante que pretenden seguir destruyendo nuestros valores, saqueando al Estado, y devolvernos a la anarquía y al estado paralelo.  Este viernes a las 19:00 todos a la plaza a defender nuestra libertad.

El reciente caso del aparente suicidio del joven Nelson Cardozo, sobrino del tristemente célebre Beto Cardozo, en el penal de Gorriti, no debería pasar como un hecho aislado pues sucede en medio de un escenario de asedio al Gobierno por varios frentes.

Vivimos días en que presenciamos una embestida provincial,  nacional e internacional sobre el gobierno de Gerardo Morales y Carlos Haquim.

La muerte del joven Cardozo en el Penal de Gorriti, que casi se convierte en una tragedia mayor debido al motín que suscitó entre los presos, sucedió a apenas horas de que el juez Pablo Pullen Llermanos procesara a Milagro Sala por la tentativa de homicidio en contra de, casualmente, Beto Cardozo, sumándole una causa más..

Horas antes de este este suceso, era amenazada telefónicamente la familia del jefe de los fiscales de Jujuy, Sergio Lello Sánchez.

Circulan en estos momentos, por las redes sociales, mensajes desestabilizantes que auguran un “diciembre difícil” para el Gobierno de la provincia, en simultáneo con críticas poco fundamentadas por la demora en el anuncio del bono extraordinario y por no acatar el dictamen de los organismos de Derechos Humanos que se pusieron a la cabeza de la embestida internacional contra el gobierno por el encarcelamiento preventivo de Milagro Sala.

En el ámbito nacional, algunos diarios formadores de opinión se sumaron a la presión demandando que el Gobierno jujeño acate el pedido de libertad inmediata de Milagro Sala, sugiriendo que Gerardo Morales tiene la culpa por el clima internacional enrarecido para Mauricio Macri y, prácticamente, accediendo a describir a la líder tupaquera como una “presa política” que fue encerrada por protestar, olvidando el hecho de que “el acampe” fue una toma violenta y antidemocrática.

Y no hablamos de Página 12, o de los demás pasquines kirchneristas, donde es normal que se monten teorías conspirativas y se acuse alegremente al gobierno jujeño de buscar el suicidio o la muerte de Milagro Sala en una gresca carcelaria.  Hablamos de Clarín, La Nación, y TN; de Joaquín Morales Sola, Carlos Pagni y Ricardo Roa, quienes casi sugieren que Milagro Sala debiera estar en libertad.

En la Cámara de Diputados el kirchnerismo arremete miserablemente en cada sesión contra la delegación jujeña. Solo dos diputadas, Gabriela Burgos y Alejandra Martínez quienes deben sufrir el maltrato y la poca educación que roza la misoginia, defienden con valentía y vehemencia a nuestra provincia en contra de las patrañas que les sueltan desde la bancada K.  Y hasta presentaron un proyecto para intervenir federalmente el Poder Judicial en la provincia.

La mesa de conducción nacional del Partido Justicialista decidió una intervención floja de papeles y legalidad sobre el distrito Jujuy, con la confiesa intención de utilizar el partido para desestabilizar al Gobierno.

Por si eso fuera poco, el gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez Saá (el loco), violentando toda etiqueta y código político, manifestó su voluntad de pasar la Nochebuena con Milagro Sala.

Y finalmente llegamos a la presión internacional de los organismos de Derechos Humanos que logró el cabildeo de sectores del kirchnerismo recalcitrante para presionar a los gobiernos nacional y provincial para liberar a una delincuente.

Ante este panorama, el Gobierno de Gerardo Morales debe apoyar y respaldar inequívocamente a la Justicia para que concluya su trabajo con Milagro Sala, aunque el Gobierno Nacional le suelte la mano.  Muchos críticos se llenan la boca con el “costo político” que Jujuy le está generando a la Nación, pero el verdadero costo político estará en la población si esta se siente defraudada ante una eventual liberación de Milagro Sala por las presiones.

Ahora más que nunca no hay que aflojar.  A defender nuestras instituciones.  A apoyar el trabajo de la Justicia.  Nada es casual y todo tiene que ver con todo.

Y a dejarle claro a todo el mundo, que la situación de Milagro sala no depende del gobernador ni del presidente, sino de la Justicia… porque en Jujuy tenemos Estado de Derecho.



whatsapp anuncio

Escribe tu Comentario

*